Los taoístas hace 5.000 años, descubrieron a través de la observación la relación existente entre las 5 fuerzas de la naturaleza y la salud. Ha estas fuerzas las llamarón elementos y son la base de las terapias más importantes en la tradición China: acupuntura, moxibustión, moxas, fitoterapia, shiatsu (acupresión) y tui na (masaje chino). Lo realmente interesante de este enfoque es que estás

5 fuerzas impregnan todo lo que está creado, todo lo perteneciente a los mundos de la manifestación y su comprensión, nos puede ayudar no solo a vivir más sanos, también a vivir de acuerdo con la naturaleza que somos. Igualmente el Ayurveda (terapias de la India) contempla otras 5 formas de energía (tejas, vayu, apas, prithivi y eter).

La energía universal (en la India prana), es denominada por los chinos como Chi (Qi, Ki), manifestándose en nuestra dimensión a través de 5 fuerzas que permiten que la vida se genere (Cheng) y se mantenga a si misma dentro de unos niveles de adaptación y control (Ko) como un sistema perfecto de autoregulación.

salud por las estaciones otoño mocos resfriados chakras flores de bach sevilla al manecer

Cada elemento o fuerza, tiene unas peculiaridades, una estructura individual y representativa, pero que a la vez forman parte del todo (Tao). Estos elementos o fuerzas, ayudan al organismo en la adaptación a los cambios climáticos, sobretodo al órgano correspondiente, que en dicha estación tendrá mayor relevancia y a sus diferentes funciones física, bioenergéticas y psicoemocionales, lo que nos permite unaaproximación a las terapias holísticas.

Otoño: Empieza la oscuridad, los días se hacen más cortos y nuestra pineal, empieza a recibir menos luz, lo que nos puede hacer verlo todo algo más gris (tristeza). Es una estación intermedia que debemos depurarnos de las toxinas del verano, eliminar conflictos vividos con anterioridad (expectativas incumplidas -> resentimiento/frustración -> tristeza), siendo un tiempo para purificarnos, fortalecernos y prepararnos para el duro invierno.

Así, en otoño se activa el elemento METAL (como se describren en el Taoísmo) que a nivel físico-orgánico engloba aparato respiratorio: nariz, garganta y pulmones (principalmente); mucosas, intestino grueso y la piel. Si esta energía está debilitada por la contaminación, fumar, o haber padecido afecciones respiratorias o estados de tristeza prolongados, no habrá una buena adaptación al cambio de clima (sequedad) y podemos padecer disfunciones respiratorias, indicativos de una deficitaria respuesta de nuestro organismo al cambio. En acupuntura se habla de tan frío (mocos líquidos) o tan caliente (mocos espesos), diferenciando así, el inicio de una afección (inicio de la infección-inflamación: hay que calentar -yang-) o el desarrollo de la misma (infección-inflamación: hay que enfriar -yin-).

Una buena forma de abordar el cambio estacional puede empezar con una dieta depurativa, que iniciaremos unos días antes de la entrada del otoño, que ayude a limpiar el organismo de los restos metabólicos del verano, siendo una dieta rica en fibra y clorofila, hidratante, con un punto de picante (facilita el funcionamiento del metal: aparato respiratorio y mucosas), sin abusar.

Nutrición: Debido a la relación existente entre los pulmones y el instestino grueso (son los órganos principales, junto a la piel del elemento metal), debe ser rica en fibra porque uno de los objetivos es limpiar el intestino grueso, y con un toque picante, porque es el sabor de este elemento y a la vez, el que ayuda a movilizar la mucosidad. Obsérvese que he dicho un «toque» de picante, porque el exceso bloquearía y dañaría tanto a los pulmones, como al intestino (hemorroides).

Los alimentos más idóneos son de naturaleza neutra (equilibran) y templada (tonifican suavemente), predominando los de color blanco (ajocebolla, nabo, pera, jengibre, arroz…). Son complementarios de esta estación alimentos como la pipas de girasol, sésamo, calabaza, almendras, castañas, nueces, uvas…, siendo lo más indicado es hacer una monodieta, por ejemplo la cura de uvas, que adapta al organismo al cambio estacional y drena tanto intestino grueso como el hígado,

Antes, hemos visto que la mucosidad líquida (tan frío) es un indicativo de que se está poniendo en marcha nuestra inmunología, ya sea por virus, bacteria o porque nos hemos enfriado, debido a que es un indicativo de frío (yin), debemos calentar nuestro organismo (yang) para que nuestra inmunología pueda responder a dicha «agresión» o desajuste, de ahí usar alimentos de sabor picante (sin abusar) y de naturaleza templada: puré de calabaza y cúrcuma con unas gotas de chili, caldo de cebolla con jengibre fresco, arroz semiintegral o mijo con algas, uva, higos…

Complementos Dietéticos: tendremos en cuenta la importancia de reforzar nuestras defensas, después como tratar la mucosidad líquida y finalmente la mucosidad espesa, dependiendo de cada caso, habrá un tratamiento diferente. Nuestro objetivo nunca será tratar los síntomas, sino la naturaleza bioenergética (fría o caliente) e incrementar la capacidad de reacción inmunológica. depurando la sangre, lo que asegura una buena

 

En el caso de los mocos líquidos, transparentes o claros, debemos orientar el tratamiento a calentar el organismo y a elevar la energía defensiva. Puede sernos úitl una infusión de tusílago, eucalipto, jengibre seco, malva y tomillo. Estas plantas son de naturaleza caliente y coadyuvan- tes.

Si el proceso ha superado nuestra capacidad inmunológica, entonces nos encontramos en la segunda fase, mocos espesos, que van desde el color blanco al verde, pasando por el amarillo, indicando el color verde un estadio avanzado de infección y que puede requerir asistir a la consulta del terapeuta o del médico. En esta fase hay que enfriar el organismo y potenciar la respuesta inmunológica con una infusión de tila alpina, pulmonaria, tomillo y malvavisco, añadiéndole unas gotas de própolis. Las plantas son de naturaleza fría y coadyuvantes, mientras que el própolis es una secreción que producen las abejas con un alto potencial en la respuesta inmunológica.

salud por las estaciones otoño mocos resfriados chakras flores de bach sevilla al manecer

Estado de ánimo: Los cambios estacionales pueden producir en algunas personas un desajuste bioenergético, que en el caso del otoño, puede producir cierta tristeza o desánimo. Este estado psicoemocional debilita la energía del pulmón, lo que puede favorecer la aparición de un proceso infeccioso. Siempre, tendremos en cuenta el uso de adaptógenos en los cambios estacionales, porque nos ayudarán a tener mejor ánimo y movilizar la energía (las emociones la estancan y producen cortocircuitos en los chakras), lo que nos permite disponer de mayor capacidad de adaptación a los cambios estacionales.

Un estado prolongado de tristeza, puede llegar a debilitar hasta tal punto la energía de los pulmones, que el paciente puede terminar con una infección importante e incluso con una depresión. Siempre, debemos replantearnos como hemos llegado a dicho estado, cuales han sido las causas y que es lo que hemos hecho mal, puesto que lo habitual es que vivamos en el victimismo o en el resentimiento: culpando a algo o a alguién, en vez de aceptar nuestro estado y hacernos responsables de él; esto como paso previo a la resolución del conflicto que estemos viviendo. No podemos «arreglar» o resolver algo que desconocemos o que rechazamos.

salud por las estaciones otoño mocos resfriados chakras flores de bach sevilla al manecer

Los estados de tristeza (apatía, aburrimiento, desgana, desánimo…), cuando son de origen conocido pueden ser tratados con la esencia floral de Bach Genciana, ayudando a superar dicho estado de decaimiento, al aportar frecuencias al Campo Electromagnético o Aura de ánimo, lo que da mayor confianza en el futuro, devolviéndonos a nuestro estado natural de alegría y esperanza. Evita a las personas que te transmiten desánimo (pájaros negros -black bird-), así como medios de información, hasta que encuentres de nuevo un estado óptimo de salud.

En cada estación, en esta revista encontrarás sugerencias basadas en un conocimiento milenario para que te hagas responsable de tu salud, aprendas como funciona la vida y la naturaleza, y reconozcas en tu afecciones algo más que una enfermedad: las señales que te da tu cuerpo por vivir fuera del Orden Universal.

salud por estaciones autorregulacion homotoxicologia pischinger reckeweg autogestion homeostasis autorregulacion sevilla almanecer tomaconciencia

 

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)