En la revista anterior citamos las crisis curativas. Existe un fenómeno en determinadas técnicas orientadas a la salud, que provocan una serie de síntomas que si no son contemplados correctamente pueden ser interpretados como un “empeoramiento”, cuando en realidad es el propio sistema de auto-regulación que tiene el organismo el responsable de provocar estas reacciones favorables para restablecer la salud.

Hablo de las crisis curativas, descritas en la homeopatía, las crisis de salud de la naturopatía, o el menken de la acupuntura y del shiatsu. Es importante no asustarse si aparece este “empeoramiento”.

Este tipo de reacción puede manifestarse de diferentes formas, sensación de agujetas (incremento de la eliminación de ácidos y demás deshechos metabólicos, también la energía fluyendo por donde antes había un bloqueo…), incremento de las micciones, orina más oscura y con olor, sudor más denso y con olor, diarrea, cansancio, dolor de cabeza, fiebre…

crisis salud tecnica humoral almanecer toma conciencia sevilla holistica naturopatia

El tiempo que dura una crisis curativa es de 24 a 48 horas, que es el tiempo que tarda el organismo en desintoxicarse y restablecer el equilibrio humoral, neural y energético. Normalmente, coincide con el paso de la simpaticotonía, a la vagotonía, produciéndose un cambio del pH hacia lo alcalino e incrementándose las funciones de eliminación.

También pueden aparecer este tipo de reacción cuando estamos haciendo una depuración o desintoxicación, una monodieta o una cura de deshabituación, por ejemplo aparecen los síntomas del “mono” al dejar café, alcohol, tabaco, azúcar blanco, televisión y demás drogas legales…

Para que los sistemas de auto-regulación se activen, es necesario que se den una serie de condiciones; destacaré el que exista un estímulo adecuado (sea plantas, homeopatía, movimientos de energía); que el organismo tenga suficiente energía para poner en marcha los mecanismos de compensación y auto-regulación; y que el medio extracelular no esté muy sobrecargado, ya que entonces la movilización de tóxicos es más alta y la crisis curativa puede ser bastante intensa, confundiéndose con un empeoramiento, que es el problema de no comprender como funciona nuestro organismo.

Puesto que lo habitual es tratar los síntomas anulándolos, cuando una persona tiene una crisis curativa hay que modular los síntomas, puesto que estos forman parte de los mecanismos de desintoxicación. Anular una crisis curativa conlleva dos problemas, uno la anulación de la energía vital que es la que cura, otro la acumulación de las toxinas que se iban a eliminar.

En mi caso, siempre preparo a mis pacientes para que las crisis curativas sean suaves, para ello hago previamente un drenaje estimulando los órganos de filtro (hígado, riñones…) y de eliminación (riñones, intestino grueso, piel) reduciéndose la sintomatología que aparece cuando empezamos a desintoxicarnos y a favorecer los procesos de auto-regulación.

Cuando aparece la crisis curativa, es el organismo el que ha cogido las riendas de la auto-curación (instinto vital), y en muchas ocasiones hay que reducir e incluso retirar el estímulo usado, para permitir que sea el organismo a través de la energía vital, quien restablezca las funciones perdidas y equilibre el organismo para que sea posible la recuperación de la salud perdida.

Nuestro organismo, dentro de los diferentes mecanismos de autorregulación que posee, dispone de un sistema adaptativo o de tolerancia, a través del cual, si la dosis de un elemento, una vez asimilado hay que mantenerla (como es el caso de cualquier droga legal), cuando esta dosis falta, nuestro organismo realiza una demanda en forma de ganas de azúcar, tabaco. Creándose la demanda de una determinada sustancia o estímulo. Esto nos lleva a replantearnos cuales son las necesidades reales y cuales las condicionadas (hábitos–>costumbres).

Satisfacer esta demanda es lo que va creando el hábito. Esto es aplicable a diferentes aspectos de nuestra existencia, en la relación necesidades y demandas, en principio me refiero a las consecuencias de cambios en la dieta y de las curas de desintoxicación.

 Nuestro organismo tiene unos topes e indicadores de nuestros niveles de toxicidad, esto son el nivel de toxemia (NT), que conviene mantenerlo lo más bajo posible, y umbral tóxico (UT) que es el tope que admite nuestro organismo de toxicidad. 

En el gráfico adjunto, podemos ver que cuando estamos sanos, existe un espacio entre NT y UT, llamado capacidad de tolerancia (CT), el cual le da “juego” a nuestros sistemas de alarma ante elevados niveles de intoxicación. 

crisis salud tecnica humoral almanecer toma conciencia sevilla holistica naturopatia

Cuando debido a un exceso, una intoxicación o una insuficiencia en la eliminación de tóxicos, el NT sobrepasa el UT, se produce una crisis de eliminación en forma de diarrea, vómitos, incremento de la micción, mucosidades, granos, inflamación y dolor. Esta reacción vital, que surge del instinto somático, tiene como objetivo eliminar tóxicos, reducir el nivel de toxemia y ampliar la CT. Entendido esto, ya sabemos porque se llaman curas de desintoxicación, siendo el ayuno la técnica de desintoxicación más potente que conozco, ya que además de eliminar tóxicos, deja de introducirlos. 

Otro motivo por el que se pueden producir crisis de salud, es cuando al nivel de toxemia en sangre se le suman las de los deshechos tóxicos que impregnan tejidos, provocando una reducción de la tolerancia y por ende, una intoxicación.

 

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)