Un paseo por las 5 Leyes Biológicas, base científica de la Ciencia Curativa Germánica

2a LEY BIOLÓGICA:

Seguimos con la explicación de las Leyes de la Naturaleza descubiertas por el Dr. Hamer en los años 80. Recordemos que en este enfoque médico, la enfermedad es considerada no como un defecto o desequilibrio del organismo, sino como un Programa Especial con Sentido Biológico (SBS) creado por la Naturaleza para resolver una situación inesperada de peligro. Esto quiere decir que lo que consideramos como enfermedad es en realidad un programa de su- pervivencia.

La 2a Ley establece que todo Programa Especial con Sentido Biológico (SBS) se desarrolla en dos fases, siempre y cuando exista una solución del conflicto. Las actividades del ser humano están regidas por el sistema nervioso autónomo, también llamado neurovegetativo. Este sistema es aquella parte del sistema nervioso que regula las funciones vitales y que son en gran parte independientes de la conciencia y relativa- mente autónomas, es decir, las funciones vegetativas (aparato cardiorrespiratorio, glándulas endocrinas, musculatura lisa, aparato pilo sebáceo y sudoríparo, etc.).

En condiciones normales, este sistema nervioso es el que hace que estemos activos durante el día y que podamos dormir por la noche para recuperar fuerzas. Es lo que se conoce como ritmo circadiano (siguiendo la secuencia de día y noche). Para ello este sistema se divide en dos partes: el sistema simpático, que hace que estemos activos y el parasimpático, que nos posibilita el descanso. El sistema nervioso simpático prepara el cuerpo para situaciones que requieren estado de alerta o fuerza, como situaciones que despiertan temor, ira, emoción o vergüenza (situaciones de “lucha o huida”). El sistema nervioso parasimpático está activo durante los períodos de digestión y descanso. Estimula los procesos de digestión, micción y defecación. Reduce la presión arterial y las frecuencias cardíaca y respiratoria, y conserva la energía mediante la relajación y el descanso.

En la medicina oficial hay alrededor de mil enfermedades que se subdividen en frías y calientes, pero en realidad, según el enfoque de Hamer, serían unos quinientos programas biológicos con dos fases cada uno.

La primera fase se denomina “Fase de Conflicto Activo (CA)” o fría o simpaticotónica y se inicia en cuanto ocurre el conflicto biológico (DHS). El ritmo normal circadiano se interrumpe y todo el organismo entra en simpaticotonía: A nivel psíquico hay una constante rumiación sobre el conflicto, inconscientemente. A nivel orgánico hay insomnio, falta de apetito, taquicardia, aumento de la presión arterial, pérdida de peso y extremidades frías. A nivel cerebral aparecen los llamados Focos de Hamer (FH) visibles en un escáner cerebral, viéndose unos anillos en forma de diana cuya localización está determinada por la naturaleza del conflicto y el tamaño está relacionado con la intensidad y duración del conflicto (esto es lo que se conoce como “masa del conflicto”). A nivel del órgano la manifestación está determinada por la naturaleza del conflicto y por el área del cerebro involucrada. Esto lo comprenderemos al explicar la 3a Ley sobre el Sistema Ontogenético de los Tumores, de momento solo aclarar que en los órganos controlados por el cerebro antiguo (tronco cerebral y cerebelo) hay un aumento de su función mediante multiplicación celular, lo que implica un crecimiento tumoral y en los órganos controlados por el cerebro nuevo (médula y corteza cerebral) hay una pérdida de substancia en forma de necrosis o ulceración.

las cinco leyes doctor hamer medicina germanica biopsiconeuroemocion almanecer toma conciencia sevilla

En el caso de que ocurra la solución del conflicto se inicia la segunda fase o Fase Post Conflictólisis (PCL) o de vagotonía. Es una fase de reparación que consta de tres momentos: la primera mitad de la fase PCL es la fase PCL-A en la que a nivel psíquico desaparece el estrés y se percibe alivio, es cuando se comienza a recuperar “el aliento”. A nivel vegetativo hay vagotonía, sueño, fatiga, debilidad, se enlentece el ritmo cardíaco, las extremidades ya no están frías, sino que se encuentran tibias, hay inflamación y aumento de peso. A nivel cerebral en edema de reparación y los círculos concéntricos van desapareciendo. Si se realiza un TAC en este momento es posible diagnosticar erróneamente un tumor cerebral por la opacidad que produce el edema ante el contraste administrado para realizar la prueba. Al terminar la reparación, en el punto más bajo de la vagotonía, ocurre la Crisis Epileptoide o Epicrísis, un pequeño retorno a la simpaticotonía que reactiva el estrés y produce una vasoconstricción mediante la cual el cerebro y el cuerpo pueden deshacerse del exceso de fluido acumulado durante la primera parte de la curación. Es en este momento cuando ocurren los ataques cardíacos, los embolismos pulmonares, las crisis epilépticas, el sangrado de úlceras gástricas, los ataques asmáticos, vómitos, diarreas y ataques de migraña. Es por ello que hay que estar prevenidos para poder ayudar al paciente a transitar este momento. Tras la epicrísis viene la segunda mitad de la fase PCL, la Fase PCL-B, en la que a nivel psíquico vuelve un sentimiento de alivio y bienestar, a nivel vegetativo vuelve la vagotonía con todas sus manifestaciones y a nivel cerebral ocurre una lenta disolución de los anillos edematosos alrededor del FH y eliminación del edema. En cuanto al edema es expulsado, las celulas gliales reparan el tejido cerebral afectado.

las cinco leyes doctor hamer medicina germanica biopsiconeuroemocion almanecer toma conciencia sevilla

Es esta acumulación de glía lo que los radiólogos consideran como un tumor cerebral. El Dr. Hamer, tras el análisis de miles de escáneres cerebrales, estableció claramente que no hay nada “maligno” en estas acumulaciones y que al finalizar la fase de reparación, el “tumor” desaparece y el área cerebral afectada recupera su función. A nivel del órgano, ocurrirá una caseificación (formación de cavernas) con calcificaciones o encapsulamiento en el caso de ser un órgano controlado por el cerebro antiguo (tronco y cerebelo) o se formará una cicatriz en la necrosis o en las úlceras en el caso de que el órgano esté controlado por el neoencéfalo (médula y corteza cerebral).

El grado de los síntomas de curación y su duración dependen de la intensidad y la duración de la fase de conflicto activo. Las recaídas de conflictos alargan el proceso de curación.

Carlos Domínguez Reinhardt

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)