iridologia reflexologia biocibernetica salud sevilla almanecer toma conciencia

Nuestro cuerpo físico dispone de un sistema de proyección holográfico y que forma parte de uno de nuestros aspectos biocibernéticos (ver artículo “Ayuda a tu organismo a nivel bio_cibernético“) desde donde nuestro cuerpo se refleja en diferentes órganos, esto es, podemos ver diferentes proyecciones del organismo (somatotopias) en pies, manos, orejas, lengua, nariz y ojos, permitiéndonos realizar en todos los casos una valoración del estado de salud, y desde algunas reflexologías favorecer los mecanismos de autorregulación (pies, manos, orejas y nariz) mediante masajes y diferentes técnicas de presión, sea con las manos o con utensilios apropiados (semillas, bastoncillos, agujas, aplicación de aceites esenciales…). Las reflexologías más conocidas y utilizadas son la Reflexología Podal y la Auriculopuntura, aunque la somatotopia que permiten realizar una diagnosis de la persona más profunda, sea de su constitución (predisposiciones, debilidades, fortalezas), recargos tóxicos y padecimientos sean agudos o crónicos es la Iridología.

Partiendo de la base de que el ojo es una evaginación del cerebro, podemos comprender que exista en este órgano de percepción mucha información, y no solo en el iris, también en la esclerótica y en la pupila, ofreciéndonos una visión global del estado de salud del paciente. El iris parte de la misma capa embriológica que constituye a nivel nervioso, las estructuras del cerebro medio, principalmente el tálamo óptico, con el que tiene importantes conexiones nerviosas (Marx Clarc).

Tálamo óptico. Es la puerta de las sensaciones conscientes, llegando un tipo de sensibilidad (propioceptiva consciente) desde todas y cada una de las estructuras de nuestro cuerpo. Estas sensaciones hasta que no llegan a este centro no son conscientes, ni se reflejarían en el iris. Así, una persona bajo los efectos de una anestesia general, no reflejaría ningún signo debido a la desconexión con el tálamo óptico. Somos mucho más que órganos, somos un campo biocibernético.

Aunque los acupuntores y algunos reflexólogos, contemplamos más los aspectos bioenergéticos y físicos, sabemos que por los canales de energía (meridianos), también fluye información, códigos que recuerdan (reafirman) funciones específicas, comportamientos y tendencias, todo englobado en el aspecto biocibernético del ser humano, que se traduce en 28.000 terminaciones nerviosas, todas conectadas con el cerebro a través del hipotálamo. Además de las conexiones m relacionadas con el cerebro, la mayoría de las vías neurológicas se extienden bajando por la columna vertebral para conectarse con las diversas partes del cuerpo. En este contexto somos claramente una extensión del cerebro.

Un poco de historia.

Hay referencias sobre la iridología en China, Mesopotamia, Egipto, India, siendo Ignatz von Peczely (1.826-1.911), quién de forma accidental, al intentar coger una lechuza por una pata se la partió accidentalmente y pudo observar como aparecía en ese instante una señal oscura en la parte inferior de su iris derecho, estableciendo la correspondencia con la pata derecha que se había fracturado. Al cuidar al ave, pudo observar que con respecto se iba curando su fractura la señal se fue aclarando, hasta quedar finalmente una mancha blanca. Peczely estudió medicina y durante años se dedico a observar y estudiar los irises de sus familiares y pacientes, mientras ejercía como homeópata, lo que terminó dando como resultado la primera topografía del iris que publicó en 1.886. En 1.900 Lils Liljequist, homeópata suizo, completó y mejoró el mapa de von Peczely e introdujo la iridología en Norteamérica y fundó la escuela americana de esta disciplina. Otros destacados iridólogos de esta escuela son Henry Lindlahr, el mejor iridólogo nortemaricano de principios del siglo XX, quien publicó numerosas obras sobre medicina naturista; y el Dr. Bernard Jensen, probablemente el más conocido de los iriólogos norteamericanos de la actualidad. La Escuela Francesa está representada por León Vannier, el primero en establecer una topografía del iris en lengua francesa, uno de los homeópatas más importantes de Francia en la primera mitad del siglo XX, siendo otros iridólogos de está escuela Gilbert Jausas y R. Bourdiol. En Alemania también se constituye una importante escuela a partir de Josef Deck, sanitario del ejército alemán preso en Rusia, tuvo la oportunidad de observar numerosos iris de los presos enfermos. Cuando regresó a Alemania publicó numerosas obras con gran profusión de casos clínicos, constituyendo el primer aporte a la iridología científica y clínica. Otros grandes investigadores de esta disciplina son Theodor Kriege, su discípulo Lindemann, de la escuela alemana de iridología; y Angel Bidaurrazága, médico oftalmólogo de Bilbao, que publicó el primer texto de iridología en español, posteriormente en Barcelona, el Dr. Fernández publicó el libro Iridodiagnosis. Considerar también la aportación desde Chile de Lezaeta Acharán.

iridologia reflexologia biocibernetica salud sevilla almanecer toma conciencia

Actualmente, la iridología es practicada en más de 10 mil centros formales de iridología en Alemania, reconocidos oficialmente, y por más de 18 mil médicos en Norteamérica.

Estudio y diagnosis del ojo.

Aunque el iris es la parte del ojo que aporta más información, el estudio del ojo es mucho más amplio y ofrece mucha información del paciente, ya sea el color del iris (constitución), los signos que encontramos en él (manchas, pigmentos, signos de inflamación y desgaste), la esclerótica (signos vasculares), la deformación y descentralización pupilar (conflictos psicoemocionales), así como la exploración del fondo de ojo, usada en el campo de la oftalmología.

Iré en próximos escritos aportando información/formación sobre esta interesante técnica de diagnosis que es la iridología holística.

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)