Continuando con los sustitutos de la proteínas, le ha tocado el turno a las algas, un suplemento rico en minerales, vitaminas, fibra y ricas en aminoácidos (ver articulos anteriores). Nos encontramos ante los vegetales más viejos de la evolución, un depósito de minerales y oligoelementos biodisponibles, que viene bien tener en cuenta ante la carencia de minerales que tienen las verduras que consumimos debido al agotamiento que tiene la tierra a causa de la agricultura intensiva. Utilizadas en la nutrición humana desde hace miles de años, las algas son las verduras del mar, fuente del oxígeno marino, de gran interés por ser ricas en minerales y desintoxicantes del organismo.

En Oriente llega a constituir el 25% de la dieta. Y en países como Austria y Alemania forma parte de la gastronomía local al ser utilizada para hacer el Algenbrot, un pan de cereales muy apreciado, al que se le agrega entre 2-3 por ciento de algas.

PROPIEDADES

Remineralizantes: Podemos considerar a las algas verduras, con un alto contenido en minerales y oligoelementos, siendo principalmente ricas en yodo, hierro, sílice, zinc, cobalto, cobre, magnesio, calcio, selenio, fósforo y potasio. El ser fuente de minerales le otorga el ser alcalinizante y remineralizante, lo que se traduce en huesos, cabellos y uñas más fuertes. Con 100 gramos de alga Hiziki o Iziki aportamos 1400 mg. de calcio ante los 100 mg. que aporta la leche. 100 gramos de algas nos dan dos veces más hierro que cien gramos de lentejas.

Reguladoras metabólicas: Ayudan a disolver grasas, regulan la función renal y la circulación sanguínea. Con 1 gramo diario de alga Kombu obtenemos el aporte suficiente de yodo para garantizar el equilibrio de las glándulas endocrinas.

Ricas en clorofila: Las más ricas son la espirulina y el alga azul Chlorela. La clorofila activa las enzimas del cuerpo que intervienen en la asimilación de los nutrientes para transformarlos en energía; ayuda a purificar la sangre e incrementar la formación de hemoglobina, evita la contracción de los vasos sanguíneos y aumenta el rendimiento muscular y nervioso. Una cucharada sopera diaria de algas abastece al organismo de todos los minerales y oligoelementos esenciales indispensables para un correcto metabolismo celular.

alimentacion saludable algas nutricion almanecer toma conciencia sevilla

Desintoxicación del medio extracelular: Depuran el organismo de toxinas y detritus celulares. Ayudan a eliminar líquidos. Su abundante fibra produce saciedad, reduciendo el apetito y es ligeramente laxante, facilitando el tránsito intestinal. Ayudan a eliminar las purinas que producen las proteínas de origen animal. Son ricas en alginatos capaces de reducir la absorción de elementos radio activos (estroncio 90) y metales pesados (mercurio) del cuerpo. El yodo natural que contienen ayuda a eliminar el yodo radiado en la sal (sal iodada) que desequilibra a la glándula tiroides.

Vitaminas: La gran parte de algas aportan mu- cha vitamina E, convirtiéndolas en claros agentes contra el envejecimiento. Además, también poseen provitamina A (precursora en sí de la vitamina A), así como los betacarotenos, destacados protectores de la vista y del desarrollo del esqueleto. Además, aportan vitamina C y del grupo B.

Inmunología: Derivo a su riqueza en polisacáridos, también son inmunoestimulantes, antibacterianas (Escherichia coli, Staphylococcus simulans), antivirales y antifúngicas.

La Fundación Española de la Nutrición las considera un alimento equilibrado de bajo contenido calórico, que podría incluirse dentro del grupo de las verduras y hortalizas, puesto que aportan una amplia gama de nutrientes esenciales, siendo muy ricas en vitaminas B1 o tiamina, que ayuda a las células a convertir los hidratos de carbono en energía, B2 o riboflavina, fundamental para la córnea, A o retinol, esencial en el crecimiento, para la vista y para las células de la piel y las mucosas y C necesaria para la síntesis del colágeno, sodio, calcio, cloro, potasio, fósforo, magnesio, hierro, todos ellos minerales esenciales para el organismo, fibra, proteína y ácidos grasos insaturados.

A nivel culinario, ayudan a reducir el uso de la sal y a potenciar el sabor de los platos de pescado. Se pueden usar en sopas, potajes, acompañando otros platos (arroz, legumbres), en ensaladas, gratinados, pizzas, empanadas, patés caseros…
Ayuda a reblandecer las legumbres antes de su cocción.

alimentacion saludable algas nutricion almanecer toma conciencia sevilla

TIPOS

Las algas tienen formas muy variadas: filamentosas, cilíndricas, con forma de arbusto… Podemos encontrara algas de agua dulce como es el caso de la Espirulina y la Chorella, de color verde azul y algas marinas, que se usan más en la cocina. En cuanto a los colores: pardas, rojas, verdes o verde azulada, dependiendo de la profundidad en la que se encuentren y su relación con la luz. Hay 4 grupos de algas:

Algas verde azuladas.

Son organismos vegetales con grandes cantidades de clorofila en ellas, están muy ligadas a otras bacterias que se enlazan entre si por lo que también se les conoce como Ciano Bacterias. En este grupo están las verdes Kombu y Wakame, y en las azuladas Espirulina y la Chlorela.

La Espirulina es la más representativa de este grupo. una microalga rica en proteínas y aminoácidos. Generalmente se vende en comprimidos. Es un alga unicelular que crece y se multiplica en aguas naturales de medio alcalino. Contiene 65 a 70% de proteína vegetal, con todos los aminoácidos esenciales en perfecto equilibrio y solo un 7% de grasa. La espirulina tiene una alta concentración de betacarotenos, diez veces mayor que las zanahorias. Es el único alimento además de la leche materna que contiene ácido gamma linolénico.

Chlorela aporta una importante cantidad de clorofila, con una gran capacidad desintoxican- te de metales pesados, entre otros tóxicos. Su alto contenido en betacaroteno la convierte en un potente antioxidante y un buen refuerzo inmunológico.

Algas rojas.

El color rojo viene dado por la existencia de biliproteínas que contribuyen a eliminar el color verde de las mismas. En este grupo están Dulse y Agaagar.

Algas pardas.

La coloración de la misma se debe a que en ellas hay presencia de gran cantidad de xantofílas entre otros pigmentos. Pertenecen a este grupo Nori y Arame.

Uso y consumo: Las algas suelen venderse deshidratadas (secas), también las hay en forma de polvo, láminas o escamas.

Se pueden utilizar de diferentes formas:

Cocidas: se remojan el tiempo que cada una requiera, luego incorporarlas a guisos, legumbres, arroz, etc. El agua utilizada para el remojo contiene muchos nutrientes y se recomienda añadirla a la comida.

Listas para comer: las variedades Dulse o Kelp no requieren preparación. Se comercializan en forma de escamas. Simplemente se agrega a los vegetales, granos o legumbres para intensificar el sabor y obtener nutrientes extras.

Como suplemento dietético: en forma de polvo, comprimidos o cápsulas, por sus propiedades remineralizante, estimulante metabólico, laxante, depurativo, inmunoestimulante, antioxidante…

Como sustituto de la sal de mesa: al aportar menos sodio y más minerales que la sal común.

Contraindicaciones: las personas con hipertensión, ácido úrico, alteraciones tiroideas y algunos casos de debilidad intestinal deben consultar con su técnico de salud, terapeuta o médico.

alimentacion saludable algas nutricion almanecer toma conciencia sevilla

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)