El cartílago, es un tejido de nuestro cuerpo que no puede autorepararse. Un cartílago dañado es el origen para la formación de artritis.

El cartílago se compone de tejido conectivo flexible que soporta estructuras sin peso, como la nariz, el pabellón auricular y las articulaciones, pero son susceptibles de una gran cantidad de lesiones, dependiendo la regeneración de los cartílagos en gran parte de la alimentación. La importancia del Colágeno.

Los esguinces, son las lesiones más habituales que sufren los cartílagos, siendo las articulaciones más afectadas, tobillos, rodillas, muñecas, codos y hombros, también las quemaduras y otras heridas pueden dañar el cartílago, cuya regeneración dependerá de una alimentación adecuada que estimule su crecimiento.

Entre los nutrientes más importantes para su regeneración, se encuentra la Lisina, un aminoácido que ayuda la absorción de calcio y la producción de colágeno, como parte de la formación de los cartílagos, la piel y los tendones.

Una deficiencia de lisina puede retrasar el crecimiento y causar fatiga, pero también la recuperación de quemaduras, rasguños y daños en otros tejidos, que también necesitan de lisina para estimular el proceso natural de curación.

Se recomendada un consumo de 12 mg por kilogramo de peso corporal de lisina. Los alimentos ricos en lisina son las legumbres, las carnes rojas, bacalao, huevos, soja, queso, levadura de cerveza y frutos secos.

La vitamina C es un antioxidante natural capaz de aumentar las defensas del cuerpo, también ayuda en la producción natural de colágeno y por lo tanto en la regeneración de tejidos conectivos, manteniendo el correcto funcionamiento de los vasos sanguíneos y el flujo de sangre oxigenada responsable de la curación. La podemos encontrar en, melocotones, toma- tes, mangos, piñas, hojas de nabo, repollo, fresas y kiwi entre otros

El colágeno es la proteína que proporciona estructura a los tendones, tejidos cartilaginosos, huesos y tejidos conectores.

almanecer toma conciencia regeneracion articular salud sevilla dos hermanas

Diferentes estudios han demostrado los beneficios del colágeno hidrolizado para facilitar la unión de colágeno en el cartílago articular. Otra forma fácil de tomar cartílago hidrolizado es en forma de gelatina, el único inconveniente es que lleva mucho azúcar y no conviene abusar de él.

El Cartílago de tiburón proporciona fósforo y calcio, es rico en colágeno, sulfato de condroitina y mucopolisacáridos.

El MSM (Metilsulfonilmetano), es una forma orgánica de azufre, que es necesario para condensar dos aminoácidos, la cisteína y la metionina, precursoras de la taurina. Estos aminoácidos azufrados estimulan la formación del colágeno.

El Sulfato de glucosamina es un aminosacárido, que actúa como integrante en la síntesis de componentes cartilaginosos que cubren las superficies óseas de todas las articulaciones y del líquido sinovial. Además es antiinflamatorio, disminuyendo lenta, y gradual el dolor. El Sulfato de condroitina: es el elemento mayoritario del cartílago. Tiene la capacidad para retener agua, lo que le da su aguante a la presión. Lubrica las articulaciones y las amortigua, repartiendo la presión entre los huesos, evitando posibles lesiones. Ayuda a la movilidad y flexibilidad del cartílago.

El mejor suplemento sería el que tuviera componentes que pudieran recobrar y regenerar la articulación, que contengan vitaminas y minerales, con plantas como el harpagofito, sauce, y especias como la cúrcuma o el jengibre, con efecto antiinflamatorio y analgésico.

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)