Un paseo por las 5 Leyes Biológicas, base científica de la Ciencia Curativa Germánica

El artículo sobre las Leyes de la Naturaleza que presentamos en el número anterior fue más que nada una introducción a este gran descubrimiento que revoluciona los cimientos de la medicina oficial y sobre todo un pequeño homenaje a su descubridor, el Dr. Hamer, fallecido en Julio del año pasado.

El presente articulo y los que le seguirán en los próximos números de Toma Conciencia pretende introducir al lector en este fascinante descubrimiento que ha sido invisibilizado, cuando no condenado por la industria médica y farmacéutica.

Son cinco las Leyes Biológicas que explican la causa, el desarrollo y la curación natural de las hasta ahora llamadas “enfermedades”, en base a principios biológicos universales. Según estas leyes, lo que conocemos por “enfermedad” no es un defecto o desequilibrio del organismo, sino un “Programa Especial con Sentido Biológico” (SBS en alemán) producido por la Naturaleza para procurar resolver una situación de peligro inesperada. Son programas de supervivencia inherentes a todos los organismos, con la inclusión de los seres humanos, por eso se habla de conflictos biológicos más que de conflictos psicológicos. En el caso de los animales, estos experimentan conflictos biológicos reales (pérdida de territorio, separación de una cría, etc…), pero el ser humano puede interactuar en este mundo en términos reales o de forma simbólica y figurativa (la pérdida del trabajo se puede relacionar con la pérdida de territorio, por ejemplo). Insistimos en que estas leyes están basadas en la observación de principios biológicos universales y proponen un sistema científico mediante el cual podemos comprender el origen y el desarrollo de lo que se conoce por “enfermedad”.

Hay que tener en cuenta que estos programas se han ido desarrollando a lo largo de los millones de años que la vida ha estado evolucionando en nuestro planeta y que han dado como resultado la aparición del ser humano. En su camino, el ser vivo pasó del agua a la tierra, siendo esta transición una de las crisis de supervivencia más duras, teniendo en cuenta las adaptaciones que tuvieron que ocurrir para enfrentar tan nuevas situaciones. En la ciencia médica existe un axioma que dice que “la función hace al órgano” y esto es corroborable echando una mirada a los últimos cien millones de años de evolución: el paso de agua a tierra su- puso la atrofia de las branquias y la formación de bronquios para captar el oxígeno del aire. También se creó la necesidad de retener el líquido que había dejado de ser el medio natural de ese ser, de ahí surgieron los riñones. Además, el sol supuso un agente agresor del que había que defenderse y el ser vivo se protegió con una rudimentaria piel (dermis). Así podemos seguirle la pista a la formación del pericardio, peritoneo, glándulas sudoríparas, glándulas mamarias, etc. Cada vez que surgía un nuevo desafío para sobrevivir, la naturaleza se las ingeniaba para salir adelante, o como bien dice el Dr. Vicente Herrera: ”Las respuestas inducidas dependen de la necesidad cercenada. Los cambios anatómicos y funcionales generados, dependen de la percepción que ha sufrido todo ser vivo en relación a la necesidad que se ha puesto en peligro y afecta a los órganos y sistemas del cuerpo encargados de realizar tal cometido”.

Estos conocimientos sobre la evolución de los seres vivos no son ninguna novedad. Tampoco es novedad el atribuir como causa de enfermedad a agentes mentales, emocionales o psíquicos. Las “enfermedades del alma” son tan antiguas como el ser humano. La novedad es relacionar científicamente la psique con los órganos, la novedad también es haber percibido y establecido un código de lectura en el que se puede reconocer la función de cada órgano y su transcripción simbólica en el ser humano.

Pasteur decía que los descubrimientos los hacen aquellos que están preparados para hacerlos. Hamer, con sus especialidades médicas (Medicina Interna, Radiología, Pediatría, Oncología y Psiquiatría) y sus estudios de postgrado en Física y Teología, lo estaba. Y para descubrir las leyes de la Naturaleza se basó en su experiencia directa como enfermo de cáncer, en la observación de más de 20.000 casos de diferentes enfermedades (desde una verruga al SIDA, pasando por la leucemia o las psicosis), buscando algo en común: el trauma causal y por último se basó en estudiar la evolución de la primera célula destinada a convertirse en un ser humano.

Hasta que dio con la prueba científica que relacionó la psique con la lesión en el órgano: unas imágenes que aparecían en lugares concretos del cerebro, según el tipo de trauma sufrido y el órgano afectado y visible en un TAC cerebral. Dicen las crónicas que cuando Hamer relacionó estas imágenes, estuvo casi cuatro horas postrado en la silla de su despacho intentando hacerse a la idea de la magnitud de lo que había descubierto. Así llegó a la primera ley de la Naturaleza.

1a LEY BIOLÓGICA:
LA LEY FÉRREA DEL CANCER

La primera ley nos permite comprender el origen de todas las “enfermedades”, desde un resfriado hasta un tumor. (Hamer la llamó así porque al principio creyó que esta ley se relacionaba solo con el cáncer, aunque después vio que era aplicable a cualquier “enfermedad”). Esta ley se expresa en tres criterios:

El primer criterio nos dice que en el origen de cualquier “enfermedad” hay, en la vida de la persona que la va a padecer, un acontecimiento vivido como un trauma. Expresándolo en términos científicos: toda “enfermedad” o Programa Especial con Sentido Biológico (SBS: Sinvolle Biologische Sonderprogramme) tiene su origen en un shock o conflicto biológico, llamado Síndrome de Dirk Hamer (DHS, bautizado así en memoria de Dirk, el hijo fallecido de Hamer que dio pie a todo su trabajo de investigación). Este shock ocurre simultáneamente en la PSIQUE, el CEREBRO y en el ÓRGANO correspondiente.

El DHS se refiere a una situación estresante para la cual no estábamos preparados y debe tener tres características para producir el SBS. Debe ser:

– Agudo (sucede en una fracción de segundo).

– Vivido en soledad, en aislamiento (aunque los demás sepan lo que nos ha ocurrido, nadie sabe lo que hemos sentido y no dejamos de rumiar el problema), es una soledad emocional.

– Nos coge a contrapié, desprevenidos, es inesperado, no hay tiempo para ser mediado por la mente.

– La persona lo percibe como grave.

– El DHS puede ser un pequeño shock no necesariamente dramático.

Almanecer Toma Conciencia Ya tecnicas holisticas medicina germanica doctor hamer las cinco leyes biologicas cancer sevilla dos hermanas

El DHS no es un problema psicológico, es un evento biológico que dispara un programa de emergencia. Estos programas están grabados en nuestro cerebro con el fin de preservar a la especie y son elaborados por nuestro organismo en términos biológicos cuando nosotros no hemos sido capaces de elaborar unos mecanismos de adaptación en términos psíquicos. La reacción es instantánea a nivel psíquico, a nivel cerebral y a nivel del órgano. A grandes rasgos estos son los cambios que se producen:

– A nivel psique la persona está estresada, rumiando el problema.

– A nivel cerebral ocurre un cambio electromagnético en un área determinada que es visible mediante TAC cerebral sin contraste como un grupo de anillos concéntricos o diana, bautizado como Foco de Hamer (FH). Cada tipo de conflicto impacta en un área cerebral específica (relé cerebral).

Almanecer Toma Conciencia Ya tecnicas holisticas medicina germanica doctor hamer las cinco leyes biologicas cancer sevilla dos hermanas

– A nivel del órgano, desde el momento del DHS cada órgano impactado optimizará su función para responder con el tipo de situación de peli- gro específico que está experimentando la persona.

El segundo criterio expone que en el momento del DHS el contenido del conflicto determina la localización del Foco de Hamer (FH) en el cerebro y la localización del cáncer o enfermedad equivalente en el órgano.

Cuando el shock ocurre, nuestro subconsciente lo asocia a un tema de contenido biológico particular. A este contenido lo llamamos “colorido” del conflicto.

Almanecer Toma Conciencia Ya tecnicas holisticas medicina germanica doctor hamer las cinco leyes biologicas cancer sevilla dos hermanas

Hamer expresa este colorido del conflicto con un lenguaje animal: pérdida de territorio, separación de una pareja, preocupación en el nido, pérdida de una cría, amenaza de inanición, amenaza de territorio, ata- que de un oponente, no poder digerir, no poder tragar, etc…

Almanecer Toma Conciencia Ya tecnicas holisticas medicina germanica doctor hamer las cinco leyes biologicas cancer sevilla dos hermanas

Y por último, el tercer criterio nos dice que la evolución del SBS es sincrónica en los tres niveles, psíquico, cerebral y orgánico, es decir, el desarrollo del conflicto determina el desarrollo del foco de Hamer (FH) en el cerebro y el desarrollo de la lesión en el órgano afectado, los tres niveles evolucionan al mismo tiempo.

La resolución del conflicto es un tema arduo que expondremos una vez analizadas el resto de las leyes. Si ocurre esta resolución, las imágenes cerebrales en forma de diana o círculos concéntricos se irán disolviendo, apareciendo una imagen de edema que acabará en cicatrización. A su vez en los órganos nos encontraremos con diferentes tipos de resolución según el tipo de tejido.

Todo esto lo iremos viendo en sucesivas entregas, ya que está relacionado con las otras cuatro leyes.

Carlos Domínguez Reinhardt

Antropología para la Salud Terapia Integral

*Si quieres saber más sobre este tema visita:

http://carlosdreinhardt.blogspot.com.es/

www.newmedicine.ca/spanish_intro.php

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)