Desde hace años, la homeopatía, reconocida como medicina en la Comunidad Económica Europea, y presente dentro de las especialidades médicas de la seguridad social en algunos países de la Unión Europea, está siendo desprestigiada con saña en España, tanto en televisión como en prensa, por parte de personas que desconocen como funcionan los medicamentos homeopáticos.

Hace años que la homeopatía, que se vendía en herbolarios, paso a ser comercializada por las farmacias, tras años de protesta por parte de este sector que reclamaba la homeopatía, y que consideraba los remedios homeopáticos como medicamentos. Aunque este paso, por un lado le otorgaba a la homeopatía un matiz de seriedad, muchos farmacéuticos desconocen como funciona la homeopatía y el marco de acción que tiene, además para un farmacéutico es más fácil ofrecer un medicamento ante la demanda de un cliente, que «repertorizar» y ofrecerle un medicamento homeopático que deja menos margen.

Esclarecer, que la homeopatía no está orientada a tratar síntomas, como hace la medicina oficial, aunque considera los síntomas como una orientación, para el buen homeopata lo importante es ver que tipo de persona tiene un padecimiento, en vez de que padecimiento tiene la persona. Y para esclarecer esto, hay que repertorizar, hay que preguntar qué, cómo, donde, cuando…, pues lo que determina el remedio homeopático está, además de orientado a la afección, al tipo de persona que lo padece y como lo padece, y esto requiere pararse a ver que tipo de individuo está ante nosotros. También tener en cuenta que el tiempo de atención a un paciente en la seguridad social, ronda entre los 5-10 minutos, no hay tiempo para repertorizar, solo hay tiempo para recetar algo paliativo. Podemos decir que la homeopatía es una medicina personalizada, y esto, en una sociedad cada vez más globalizada y estándar, está fuera de lugar. Y tampoco interesa un tratamiento barato, que además resta cuota de mercado a la industria farmacéutica.

Así pues, la medicina homeopática no interesa por:

* Requerir tiempo para elegir un tratamiento adecuado y personalizado,

* Ser barata,

* Entrar en conflicto con los intereses de las multinacionales farmacéuticas...

En lo descrito ¿Hay algún motivo que tenga que ver con la salud o la ineficacia de la homeopatía? NO, es más bien un conflicto de intereses.

En diciembre del 2017, Bruselas expedienta a España por restringir la importación de homeopatía permitida en la UE. La Comisión Europea considera que las restricciones a medicamentos legales en la UE vulneran las reglas de la libre circulación de mercancías. Esta Comisión le pide al gobierno español que elimine las restricciones a la importación de medicamentos homeopáticos, mediante una carta de emplazamiento. Las prácticas actuales hacen imposible en la práctica introducir en el mercado español los medicamentos homeopáticos que son comercializados legalmente en otros Estados miembros de la UE. La Comisión considera que esta práctica es contraria a la normativa de la UE en materia de libre circulación de mercancías (artículo 34 del TFUE) y a la Directiva sobre medicamentos para uso humano (artículo 6 y artículo 13, apartado 1, de la Directiva 2001/83/CE).

Es evidente que la homeopatía está siendo desprestigiada y «secuestrada» en España, no por cuestiones de eficacia y salud, sino más bien porque le fastidia el negocio a otros, evidenciándose una vez más que para nuestro gobierno es más importante la economía que la salud, y que a las multinacionales lo que realmente le importan- ta son los beneficios. Y así nos va…

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)