Desde el inicio de la humanidad, hemos luchado por conseguir seguridad, bienestar y una relativa libertad. Dejaré el tema de la libertad para el final.

Nuestra evolución está estrechamente relacionada con el desarrollo de los 3 cerebros, sobre todo si tenemos en cuenta que todo nuestro cuerpo es una extensión del conjunto cerebral.

Alquimia interior Cerebro reptil Almanecer tecnicas holisticas Sevilla

Cerebro reptil

El más primitivo, el cerebro reptil, constituido por el cerebelo, el bulbo raquídeo y el tallo cerebral , es responsable de nuestra supervivencia, cazar para satisfacer el hambre, practicar sexo para tener placer y reproducirnos. Muy básico, siendo fundamental para sobrevivir.

El motor del instinto de supervivencia ha sido (y desgraciadamente sigue siendo) el miedo, a morir, a que te coma un depredador mayor, al dolor, a sufrir, pasar hambre… También este primer cerebro nos ha ayudado en los cambios y en la adaptación, eso sí, desde el miedo, que aún arrastramos, pues después de tantos adelantos seguimos viviendo con miedo. La adrenalina (tensión, peligro, estres) está muy relacionada con el cerebro reptil, incluso se puede decir que la civilización actual es adicta a la adrenalina, compensándose con la liberación de endorfinas (relajación, seguridad, placer). Ampliaré este tema en otro artículo y de como el conjunto miedo y adrenalina influyen en nuestro carácter.

Entiendo que todo cambio conlleva una adaptación progresiva, más o menos rápida, según a lo que nos tenemos que adaptar. Hay cambios externos, que se han alargado en el tiempo y que nos acompañan desde la mutación del mono a lo que somos actualmente, por ejemplo vivir con la tribu, es más seguro que estar solos, también ofrece más posibilidades a la hora de cazar, de proteger el territorio y de poder relacionarnos.

Actualmente vivimos con muchos estres, tensión e inseguridad, se podría decir que somos una «civilización adrenalínica». El exceso de adrenalina, se relaciona con el estrés, la ansiedad, las prisas, la falta de tiempo, el miedo, viéndose reflejado en la respiración (superficial, rápida, irregular), en las digestiones, el sistema circulatorio y reproductivo. Resaltar que si usásemos el conjunto de los cerebros, en vez de seguir predominando el cerebro reptil, nuestra civilización sería diferente, empezando por vivir con menos miedo.

Los mecanismos de supervivencia nos han ayudado a evolucionar hasta donde estamos actualmente, tuvieron su momento, no teníamos re- cursos, y fueron necesarios. Gracias. Ahora es el momento de decidir si siguen siendo necesarios, así como si existen otras opciones más sanas y que no estén basadas en el miedo o la amenaza.

Alquimia interior Cerebro emocional Almanecer tecnicas holisticas Sevilla

Cerebro emocional

Cuando descubrimos la vida en grupo, así como sus pros y contras, desarrollamos una segunda estructura: el cerebro mamífero o emocional, conocido como sistema límbico, encargado de las relaciones, la colaboración, las dependencias, independencias y codependencias, del olfato… A través del olor se puede saber mucho de algo o de alguien, si damos tiempo a que la memoria olfativa nos conduzca, nos señale, nos oriente, nos indica lo que nos atrae y lo que nos repugna, lo vivo y lo muerto, lo que es comestible o veneno (desconfianza: esto me huele mal).

El sistema límbico es pues fundamental tanto en las relaciones como en la adaptación con el entorno, sea familiar, social, laboral… Está muy presente en las reuniones de la tribu para celebrar un cambio de estación (fiesta pagana), comida, bebida, música, baile, cantos. Es fundamental para las relaciones (externas e internas) y las diferentes formas de establecer contacto.

Somos seres sociales por conveniencia y hemos establecido normas para poder vivir en semejante situación, en la que convergen en el grupo diferentes formas de pensar, sentir y hacer, así como diferentes «intereses», necesidades y comportamientos. También surgen el miedo al rechazo, a la expulsión, y las diferentes estrategias para ser aceptados y convencer de nuestra relativa (o no) importancia de pertenecer al grupo. Todo esto son también formas de asegurar la supervivencia en este caso, en grupo. Igualmente es fundamental para la demanda de afecto.

Progresivamente, vamos obviando lo que somos para pretender ser algo o alguien que convenza al grupo, dar una imagen de éxito (imagen = no real), de poder, de seguridad basando las relaciones en ser apreciados por lo que ofrecemos, por lo que tenemos y no por lo que somos.

Otro asunto a tener en cuenta, es que este cerebro (el mamífero) se ha ido desensibilizando progresivamente, por un lado nos hemos habituado (nos han habituado) a la violencia, a los asesinatos, a que nos afecte cada vez menos lo que está ocurriendo desde siempre y actualmente en el mundo (hambre, sed, enfermedad, sufrimiento), hemos aprendido a mirar para otro lado cuan- do vemos a un mendigo, a alguien tirado en el suelo, desensibilizándonos desde el automatismo condicionado y el miedo. Damos limosna más por miedo a que nos encontremos en la misma situación que por compasión.

Alquimia interior Cerebro racional Almanecer tecnicas holisticas Sevilla

Neocórtex

Finalmente, se desarrolla un tercer cerebro, el neocortex, el más humano, un complejo sistema binario conformado por dos hemisferios cerebrales, que nos permiten la comunicación, razonar, analizar (hemisferio izquierdo o masculino -más conectado con el cerebro reptil-), y también crear, tener capacidad abstracta y artística (hemisferio derecho o femenino – más conectado con el sistema límbico).

Resaltar que se nos ha educado (y se sigue haciendo), derivando más actividad al hemisferio izquierdo que al derecho, dando lugar a una sociedad que intenta arreglar las cosas desde el miedo y el análisis, y es muy difícil analizar nada cuando predomina (inconscientemente) el miedo, sea indiferentemente a vivir o a morir.

El neocortex es el cerebro más evolucionado y sin embargo es apenas utilizado (Einstein solo llego a usar el 10%), esto se debe principalmente a la forma en la que se nos educa y a los condicionamientos que recibimos en la infancia (familiar, social, religioso…). Por ejemplo, ante la falta de atención o de presencia, nuestro estado es de inconsciencia, y tendemos a creernos todo lo que nos cuentan, formándose nuestro automatismo, que nos hace perder criterio, capacidad de elección, así como de sentir… En esto se basa el marketing o la propaganda política.

Y si te queda alguna duda en lo referente a nuestro automatismo, pregúntate porque sigue una importante mayoría votando a políticos corruptos (es indiferente que sean de derecha o izquierda), que en vez de hacer política y resolver los problemas de los ciudadanos, siguen en el juego de desprestigiar a otros partidos, y de ser servidumbre de las multinacionales y de la banca internacional. Quizás es que estamos profundamente hipnotizados e inconscientes.

Me pregunto donde está la dificultad en reconocer la causa por la que no contestamos a las preguntas, más bien nos justificamos, y seguramente con un poco de honestidad descubramos el autoengaño, pues la realidad es que somos más autocomplacientes que coherentes, sin atención nuestra tendencia es a evadirnos, quitarnos de en medio y evitar confrontar, esperando quizás que lo arregle otro. A esto me refiero cuando hablo de la necesidad de hacernos responsables.

¿Que es la R_Evolución? Es un cambio de «chip», lo que se llamaba en la Antigua Grecia METANOIA (cambio de mente). Somos tan dependientes y nos sigue asustando tanto los cambios, la incertidumbre, lo que no conocemos o controlamos, que tenemos una resistencia inconsciente a cambiar, sometiéndonos, por ejemplo, al «apretón» de la globalización, adaptándonos a una situación social cada vez más injusta, en la que estamos perdiendo derechos y bienestar.

Después de lo expuesto, sinceramente no creo que estemos preparados para el cambio, un cambio que empezó hace más de 2.000 años, pues seguimos con los miedos, con el egoísmo, con pretender ser algo o alguien, sin llegar a replantearnos simplemente SER, esto ya sería un cambio. Seguimos cayendo en el juego de las necesidades impuestas (que realmente no son necesarias), con una total incapacidad para vivir en la incertidumbre, pretendiendo inútilmente controlar lo incontrolable, y sin llegar a asumir una realidad inevitable: la muerte. Y la vida es muy corta. No estamos preparados para la vida, ni para la muerte, mucho menos para el «cambio.»

También nos encontramos con implantes que determinan nuestra forma de pensar, sentir y hacer elecciones, por ejemplo la propuesta del sistema es: cambia el exterior, de pareja, de trabajo, de país, y seguimos huyendo (sin saberlo) de la solución que está en nuestro interior. Otra propuesta: vive con culpa y sufre para pagar por tus errores (pecados). Nos han contado tantas mentiras, han omitido tantas verdades que nos encontramos desorientados, confundidos, en definitiva idiotizados, y a la vez, disgustados, indignados, dolidos, enfadados, hipnotizados.

Estamos divididos en nosotros y entre nosotros, sin voluntad real, sin posibilidad alguna desde la información que nos dan y que manejamos, mientras nos manipulan. Vivimos sin estrategia, al son del viento que más fuerte sopla, somos cometas de los políticos, que a su vez son títeres de la banca internacional. Y al sistema le interesa que estemos divididos, fragmentados, pues mientras estamos en la pelea externa (sea política, futbolera, religiosa…) no estamos en la lucha interna del autoconocimiento. El sistema lo tiene claro: «divide y vencerás.»

Cualquier revolución global está condenada de antemano al fracaso, pues el propio sistema se retroalimenta de todo movimiento que se lleve a cabo desde las directrices que nos han impuesto. Ten en cuenta que este sistema es externo, comanda lo externo y nuestra relación con lo externo afecta a nuestro mundo interno. Mientras exista más conexión con el exterior que con nuestro interior, seguiremos siendo esclavos del sistema, esclavos del consumo, del trabajo, de los políticos, de la banca, y del miedo al hambre, al sufrimiento, al dolor, a la incertidumbre y a la muerte. También el sistema está en nuestro interior, en el subconsciente, en forma de normas, educación, dogma, religiones, historia… Los informativos a diario actualizan nuestro subconsciente, incrementando día a día la inseguridad, el miedo y la des- confianza, desconectándonos de nuestra sabiduría interna.

Considerar otra forma de R_Evolución basada en la no violencia: la resistencia pasiva, aunque el gobierno español haya sacado recientmente una ley que prohibe esta forma de protestar y que fue un elemento clave en la revolución que dirigió Gandhi en la India, expulsando a los que saqueaban sus re- cursos mientras los trataban como esclavos, y como inferiores: los ingleses (imperialismo -> dictadura). Esto sigue ocurriendo en la actualidad (más enmascarado) en muchas democracias. Otra clave es restarle poder a los políticos haciéndonos nosotros responsables de plataformas ciudadanas. Esto seguramente permitiría varias cosas, nacionalizar las cajas de ahorro, recuperar las empresas nacionales que se han privatizado en beneficio de ex-políticos e imponer unos impuestos más fuertes para los que más tienen (justeza).

Anarquía

Nos han vendido mal el término anarquía. El funcionamiento del universo en sí mismo es anárquico (teoría del Caos). Ante la incapacidad de comprensión de nuestra limitada y condicionada mente, el caos es un estado de posibilidad sin concretar, el substrato de la Creación. Al sistema no le interesa el caos, le interesa el control, el dominio, el miedo, que todo sea estándar, reconocible, clasificado y que le sirva para tenernos sometidos y controlados.

Y si a la palabra anarquía le sumamos responsabilidad ¿Qué ocurriría? Sin responsabilidad, la anarquía termina llevándonos a la ley del más fuerte, sea una democracia dominada por la banca o por un dictador de derecha o de izquierda, a fin de cuentas tan malo fue Hitler como Stalin.

Alquimia interior Aldous Huxley Almanecer tecnicas holisticas Sevilla

Lo mismo ocurrió con las comunas o comunidades hippies, sin responsabilidad, la libertad se convirtió en libertinaje. Una comunidad no es una utopía, puede ser una realidad siempre y cuando los constituyentes de la misma cumplan dos criterios: un fin común y una actitud de responsabilidad, en la que no te tengan que decir que está bien o mal, que tienes que hacer, cuando, como o donde. Colaborar, respetar, comprender, compartir en vez de competir, tener ganas e ilusión (lo que nos quitan todos los días al escuchar, leer o ver las noticias) de convertir una utopía en realidad: TODOS a UNA (común unidad), poniendo en juego nuestros talentos y virtudes.

Para llegar a este punto, hace falta un trabajo interior, y como en todos los trabajos herramientas que nos lleven al darnos cuenta de las cadenas, a ser libres, libres de nosotros mismos, de los que nos esclavizan y quitan la vida, de las necesidades creadas e innecesarias, de vivir con miedo y culpa (apretaero). Para ello, hay que conquistar la Sagrada Libertad.

¿En qué consiste la Sagrada Libertad? Es el resultado del trabajo y la conquista de un@ mism@, siendo una excelente forma de desprogramación de anclajes e implantes. Es necesario un cambio de conciencia (y de paradigma) para poder acceder a la Libertad.

Albert Einstein decía: «Ningún problema puede ser resuelto desde el mismo estado de conciencia desde el que fue creado».

1a Libertad: La CONCIENCIA no puede ser programada como la mente, hay que despertarla, salir del sueño del planeta (1a atención) y del estado de hipnosis (estado de vigilia). Para despertarte (ser consciente) antes tienes que reconocer tu estado de sueño e hipnosis. Mientras no despiertes del sueño de la humanidad, seguirás siendo dependiente de las propuestas del sistema y tu existencia estará delimitada a lo virtual (matrix, maya: realidad virtual – creamos lo que creemos-) y no a la realidad, todo es tan virtual como es la economía actual, basada en la bolsa y el dinero de plástico (tarjeta). En el paradigma tolteca se llama vivir en el tonal en la materia o en lo palpable. Vivir en estado de sueño es ser esclavo de todo lo generado por la hipnosis del marketing y de la propaganda política. Un ser dormido es siempre un esclavo de la ilusión, de lo virtual (ejemplo: los juegos de ordenador son alta- mente adictivos -adición -> esclavitud), somos dependientes en mayor o menor medida. Mientras estemos dormidos no vivimos la realidad y somos fácilmente influeciables. Comprender la relación existente entre programación y condicionamiento y su relación con lo virtual, con lo ilusorio, con el automatismo, con el «borreguismo» nos ayuda a romper la cadena. O eres SER o eres RES. La mentira no te hace libre, te esclaviza, y nos mienten a diario.

Despertar requiere empezar a razonar y a comprender como funciona el sistema, y por ende, como nos engañan y nos manipulan. La primera libertad que tenemos que conseguir es salir del sueño, del estado de vigilia e hipnosis y acceder al estado de auto-conciencia. Un ser humano solo puede razonar cuando despierta del sueño. Esta es la propuesta de Sócrates o de Platón (entre otros muchos), ser capaz de comprender a través de razonar, de preguntarte el qué y el cómo de las cosas, el darte cuenta de tu programación y dejar de reaccionar desde el condicionamiento, en definitiva ser libre pensador o pensar sin influencias ni condicionamientos.

El estado de conciencia que otorga la primera libertad te permite darte cuenta, tomar consciencia de los acontecimientos, reconocer lo que es real de lo que es mentira, empezando el camino de la honestidad: ni me miento (dejo de justificarme, de engañarme), ni miento a los demás ni permito que me mientan. La honestidad es el fundamento de la Verdad. En este estado de conciencia dejas de ver la televisión, dejas de oír la radio, de leer la prensa y dedicas ese tiempo a escuchar tu corazón. El veneno en forma de mentiras y la información que se emite cada día a través de los «medios de desinformación», dejará de matarte lentamente y tus posibilidades de recuperar el ánimo y la esperanza crecerán considerablemente, comprendiendo que el sentido de tu existencia no es sobrevivir a cualquier precio como un animal asustado, que podemos vivir con dignidad, y la dignidad no te la puede otorgar nadie, hay que ganársela día a día.

2a Libertad: El estado de auto-conciencia (atención, acecho, presencia) te permite conseguir la segunda libertad: librarte de tu mente y de tu carcelero: el ego. En esto radican los trabajos de acecho y eneagrama (nueve subprogramas del ego o aspectos diferentes de la personalidad), en desmontar el puzzle de la personalidad, convirtiéndose en tu terreno de caza (requiere acecharte). Igualmente, hay que liberarse de todo el veneno emocional (rencores, resentimientos, tristezas, impotencia, frustraciones, decepciones), ya que al igual que el miedo nos impide AMAR, lo mismo ocurre con los agregados psicológicos del ego, nos condicionan (nos piensan, desviándonos, lo que causa errar el blanco: pecati -> error) generando deseos y apegos, dependencias que nos incapacitan para Ser Integr@s.

En este punto, el trabajo con la Recapitulación es esencial, no solo como un trabajo de des- hacer el pasado y recuperar la energía de los eventos de la historia personal, también como una forma de redención, que te permite revivir el pasado con consciencia y amor, usando el pasado como una forma de recuperar malas inversiones.

En este estado de conciencia empiezas a ser coherente con lo que piensas y sientes (inteligencia emocional), y a vivir más desde lo que realmente necesitas que de las falsas propuestas del sistema o de las creencias implantadas, lo que te conduce al consumo responsable, a contaminar lo menos posible y respetar más la naturaleza, a usar los recursos energéticos con más consciencia, por que ser ecológicos no es tanto algo que requiera esfuerzo como una consecuencia de todo ser conciente y evolucionado.

Así, vamos pasando de la evolución del homo sapiens al mutante ser humano, pues cuando hemos conseguido las dos primeras libertades, entonces somos revolucionarios en potencia, hemos dejado de ser esclavos de nuestro sueño (1a atención) y de nuestra mente (apegos, enganches, dependencias, egoísmo) estando más cerca del recuerdo de sí. El desapego (soltar), es una vía de liberarte de lo que demanda tu mente, y por ende es una forma de librarte de ella.

3a Libertad: En este tercer estado de conciencia, un ser humano libre encuentra la forma de conseguir la tercera libertad: dejar de ser esclavo del sistema, dejando de depender, colaborar y sus- tentarlo. Se ha desprogramado totalmente, ya no tiene miedo, ni siente culpa, ni tiene obligaciones, cuando si, un profundo respeto por si mism@, por la vida y el planeta que lo sustenta.

Al vivir desde su CONCIENCIA sabe que hay cosas que no puede comprender, pero que pue- de experimentar, y es a través de esa experiencia conciente y desprogramada que aprender a ser uno con la creación, retornando al Orden Universal (Tao -> equilibro, armonía, caos…).

Por tanto, DESPROGRAMATE, enfoca todo tu esfuerzo a ir conquistando las tres libertades y descubrirás otro ser, ese que habita tu cuerpo, un ser que es plena Conciencia y que tiene un gran potencial de Amor, que ha estado dormido en el estado de sueño, siendo sustituido por el ego, el sirviente que se autonombro señor y dueño de tu vida. Te darás cuenta de que dejas de buscar reconocimiento, de perseguir imágenes (imagio: cadáver) de éxito, de querer ser algo o alguien, dejando de competir y empezando a compartir, a Ser tu mism@.

Tras la desprogramación viene la VERDAD, lo que es REAL, esto siempre es liberador. La libertad conlleva aceptar que todo lo que ocurre en tu vida es responsabilidad tuya, tu vida es tu responsabilidad. Esto ayuda a diluir toda culpa, des- monta al «juez interior», ese que enjuicia y vive con prejuicios, ese que condena y castiga. Ser responsable es un indicativo de cambio, de trans- mutación interna, de mutación.

Si quieres hacer algo por este fantástico planeta EA (GEA), por la crisis, por tu familia, empie- za por tí mism@. Atrévete a mutar, vale la pena, deja de ser un esclavo (¿sabes que somos escla- vos?) para convertirte en un ser plenamente libre.

Estos trabajos son los de un héroe real, implicado, comprometido, con el corazón abierto, dispuesto a todo por obtener su libertad. Es un ponerte a hacer e ir dejando de posponer, pues ahora es el momento, ya sabes que el camino se hace al andar, y cada paso y cada día cuentan. El sistema no te lo va a poner fácil, entonces que bien, poder crecer en la adversidad.

Cambio: Lo que viene conlleva sacrificar comodidad, falsa seguridad, inestabilidad e incertidumbre, también más responsabilidades y menos esclavitud. Tras un cambio real, nada vuelve a ser como antes, todo va cambiando progresivamente hacia otra forma de vida, de relación, de necesidades, de comportamiento…

Ver el cambio es imposible estando inconscientes, hipnotizados y enganchados (dependientes). Es necesario salir del «borreguismo», del condicionamientos, romper con el automatismo, cambiar hábitos, reconocer dependencias para abandonarlas, pues todo esto conforma nuestra esclavitud no reconocida. También nuestro propio egoísmo nos encadena y dificulta considerablemente nuestro propio desarrollo y el de otros seres. El desapego se hace progresivamente más necesario, como base de reducir el deseo y la dependencia, que en sí misma anula nuestra libertad. Cuando empezamos a ver lo que nos impide cambiar y fluir con el cambio en curso, recuperamos el aliento y encontramos el sentido real de las cosas, de lo que es y no es, de la verdad y de la mentira, y siempre la verdad es liberadora.

Esta visión de lo que es, permite darnos cuenta de la mentira de la democracia, así como de los intereses reales de los gobiernos y del manejo político y de los medios de comunicación por parte tanto de multinacionales y como no, de la banca internacional. Entonces, el sentido de esclavitud se amplia, ya no solo es la esclavitud que surge de mis dependencias y de mis hábitos, de mi área de confort, es también una esclavitud democrática, que denomino dictadura democrática, en la cual hay poco donde elegir y malo, que lejos de pretender ayudar a que la sociedad sea realmente libre, nos engaña (propaganda política) y nos manipula creando leyes injustas y parciales, que benefician claramente a los que manejan los hilos de la política y la justicia.

Un político con buena voluntad y con un proyecto orientado a arreglar el desastre que estamos viviendo, siempre será bloqueado, desprestigiado y anulado por el poder económico. Tal y como estamos ahora hay pocas posibilidades de hacer política social efectiva, y menos aún habrá si se sustituyen los políticos por tecnócratas. Por cierto, no hay justicia, es tan ficticia como la democracia y la política, así que hay pocas posibilidades de poder avanzar por estos caminos, llenos de estafadores, ladrones y corruptos, que en parte también reflejan algo de todos nosotros.

¿Qué pasaría si en vez de hablar de justicia, hablamos de justeza? Una propuesta sería (si nos dejan) cambiar leyes adecuadas para los que manejan el sistema por leyes basadas no en la justicia del que nos controla, sino en la justeza, en lo que es justo (Salomónico).

Es difícil aceptar que estamos inconscientes e hipnotizados, que somos borregos y esclavos, tanto de nosotros mismos, como del sistema, que estamos condicionados, que vivimos en automático llenos de hábitos, con un nivel de escasa voluntad, que somos dependientes y egoístas, que vivimos en una falsa democracia, que en realidad es una dictadura solapada, que NO HAY justicia, todo esto es un golpe que tenemos que estar dispuest@s a recibir para poder continuar andando por este camino, que es la existencia humana, un grupo de ciegos guiados por ciegos.

Salirse del grupo tiene los mismos riesgos que salir de la Cueva del Mito de Platón. Dejar de observar «sombras» que creemos realidad (televisión?), romper las cadenas que nos mantienen inmóviles y sin voluntad (deseos, apegos), des- obedecer las órdenes recibidas (creencias, condicionamientos), burlar la vigilancia (estrategia), subir desde la profundidad de la cueva hacia la salida (esfuerzo), atravesar la puerta (sacrificio: dejarlo todo atrás) y adaptarte al Sol (la Verdad -la realidad- pueder ser muy dura).

¿Estamos preparados para el cambio? Sinceramente NO. Es imposible si antes no comprendemos que el auténtico cambio es interior. Mientras tanto el tiempo pasa y la muerte nos acecha más próxima. Aún así, esta vida sigue siendo una oportunidad para dejar las pretensiones de ser algo o alguien y llegar a SER.

Siento profundamente, que el cambio real es interno y desde nuestro interior, podemos influir en el proceso de cambio exterior. Sin cambio interior, seguiremos siendo esclavos dentro del sueño planetario, de nosotros mismos y del sistema. Nos sobra egoísmo y nos falta mucha responsabilidad y respeto.

Para terminar, citar a Confucio: «Si ya sabes lo que tienes que hacer y no lo haces, entonces estás peor que antes.»

 

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)