almanecer tecnicas holisticas biopsicointegracion doctor hamer sevilla

Mientras escribo estas líneas casi han transcurrido dos décadas del siglo XXI. La civilización ha avanzado tecnológicamente más en el último siglo que en los cientos de miles de años que lleva sobre el planeta Tierra. En este período de tiempo hemos llegado a dominar la electricidad, inventar la bomba atómica,desarrollar las telecomunicaciones hasta límites inimaginables, hemos llegado a la luna, la informática ha conquistado todos los ámbitos de la vida diaria, Internet ha hecho que el mundo sea más pequeño y el conocimiento sobre muchos aspectos del ser humano se ha ampliado enormemente. Pero en comparación con estos enormes avances, la ciencia médica sigue con muchas lagunas y cuestiones sin resolver, ya sea el origen de enfermedades como el cáncer, el SIDA, o el conocimiento de cómo funciona nuestro cerebro, ese gran desconocido para la ciencia.. Pero ¿Es esto cierto o pudiera ser, que se sabe más de lo que se dice? ¿Qué es la enfermedad? ¿Cuál es su origen? ¿Es cierto el origen microbiano de muchas enfermedades o es una teoría que puede cojear si se la somete a un estricto control científico?

Ahora cierra los ojos e imagínate por un momento un mundo donde no existan las enfermedades, un mundo donde los microbios y virus sean colaboradores nuestros,un mundo en el que desde un simple resfriado hasta un cáncer pueda ser entendido como un programa especial de la naturaleza con pleno sentido, creado para resolver un conflicto biológico inesperado y para ayudar a la supervivencia del individuo o de su especie, un programa que pueda ser comprendido a través de la evolución de la vida a lo largo de millones de años, imagínate un mundo donde pudiéramos prescindir del 80% o más de los fármacos que hoy día damos por hecho que son necesarios ¿Te parece demasiado bonito para que sea verdad? Pues la gran noticia es que todo esto es cierto y además, se ha demostrado que lo es ¡Y el gran público sin saberlo!

Gracias a las investigaciones y a la tozudez de un médico alemán con una formación exhaustiva (especialista en medicina interna, radiología, pediatría, oncología y psiquiatría, además de teólogo y doctor en Física) llamado Ryke Geerd Hamer, hoy día sabemos que todo esto es real.

La historia comienza cuando tras una desgracia familiar (su hijo Dirk sufrió un disparo fortuito que le provocó la muerte varios meses después) tanto el Dr. Hamer, como su esposa, médico también, desarrollaron sendos procesos cancerosos. Esto hizo que Hamer se planteara que esta coincidencia pudiera estar relacionada con el tremendo shock vivído como padres que ven morir a un hijo sin poder hacer nada. En el hospital donde trabajaba comienza a preguntarle a sus pacientes si han vivido algún hecho traumático antes de la aparición de su enfermedad y después empieza a asociar qué tipos de vivencias están asociadas con qué tipos de enfermedades. Ante su sorpresa, todos los pacientes habían tenido una vivencia traumática antes de su enfermedad y además se dio cuenta de que existía una conexión entre dichas vivencias y el tipo de enfermedad, es decir, que aquellos pacientes con un mismo tipo de cáncer, habían tenido unas vivencias parecidas. Es así como este médico va conformando lo que serían las bases de lo que se llamaría Nueva Medicina Germánica, hoy día Ciencia Curativa Germánica.

La grandeza de todo esto es que al relacionar conflictos con dolencias, Hamer está relacionando la psique con el cuerpo, lo que supone una auténtica revolución y un cambio de paradigma en la ciencia médica, una verdadera visión holística que va más allá de la mirada psicosomática hacia un reducido grupo de dolencias. Sus investigaciones lo llevan a la conclusión de que, el tipo de conflicto determina el órgano afectado, pero dada su formación científica, sigue buscando el nexo de unión de la psique y los órganos. Al ser radiólogo y aprovechando el comienzo de la era de los TAC (Tomografía Axial Computarizada) una revolucionaria herramienta radiológica surgida en la década de los setenta, Hamer decide realizar escáneres a sus pacientes y se percata de que aquellos que padecen la misma dolencia tienen una mancha en el mismo lugar del cerebro. Estas manchas, en forma de diana, son conocidas hoy como Focos de Hamer. Este hallazgo es el que confirma de forma científica la relación psique-cerebro-órgano, es decir, se pueden determinar las otras dos variables conociendo una primera: si sabemos en qué órgano se encuentra la afección, podremos saber en qué lugar del cerebro se encuentra el Foco de Hamer y qué tipo de conflicto ha dado lugar a la lesión. O conociendo el tipo de conflicto, sabremos en qué órgano se va a sintomatizar.

almanecer tecnicas holisticas biopsicointegracion doctor hamer sevilla

Ésta pasmosa exactitud se resume en las 5 Leyes Biológicas de la Naturaleza que tuvo la genialidad de descubrir este hombre, en las que se demuestra que existe un sistema biológico completo y perfecto a nivel psíquico, cerebral y orgánico desarrollado para garantizar la supervivencia de los individuos y las especies, que se manifiesta en dos fases relacionadas con el sistema nervioso autónomo (simpático/parasimpático), que responde de forma diferente según la hoja embrionaria de la que proceda el tejido afectado y que explica el rol beneficioso de los microbios al correlacionarse con las diferentes capas embrionarias durante la fase de curación coordinados por el cerebro.

Ninguna de las afirmaciones que expone cada una de estas leyes es novedosa aunque lo parezca, (aunque haya sido el Dr. Hamer el que ha asentado sus bases científicas). Únicamente son poco conocidas al haber sido invisibilizadas por un sistema hegemónico que protege una industria farmacológica y una corporación médica que presume de científica siendo en realidad cientifísta. No es de extrañar que a este médico le haya sido arrebatada su licencia para ejercer, que haya padecido cárcel y que haya sido tachado hasta de asesino. Para la gran industria sería un gran desastre que los seres humanos seamos conscientes de que tanto nuestra fisiología en estado normal, como los programas especiales de la naturaleza (“las llama- das enfermedades”) han sido integrados a lo largo de millones de años de evolución en nuestro cuerpo y dada la sabiduría de la Naturaleza, no hay nada que sea benigno o maligno tal como nos quieren dar a entender, solamente son procesos útiles para la supervivencia y la evolución. A esta industria y al sistema hegemónico en general no le interesa que nos hagamos responsables de nuestra salud, de nuestros pensamientos, de nuestras emociones y dejemos de depositar nuestra confianza en sus productos, en sus drogas, en su maquinaria médica porque entonces no pasaríamos por caja.

Y ojalá que esta gran labor desarrollada por el Dr. Hamer dé sus frutos. Eso será cuando el ser humano se haga consciente de que se puede curar a sí mismo, de que la curación es inherente a él cuando está en armonía con las leyes de la Naturaleza y esta certeza le haga confiar en sí mismo. No se trata de prescindir de la Ciencia Médica, se trata de integrar los conocimientos logrados desde la honestidad y el Amor y de contemplar que existe un propósito mayor que a lo mejor aún no podemos conocer, pero que no está basado en el error y la competitividad de la vida como nos quieren hacer creer.

La noche del 2 de Julio de este 2017, Ryke Geerd Hamer dejó este planeta a los 82 años de edad. A pesar de su edad siguió investigando hasta el final de sus días sabiendo que había abierto una puerta hacia una ciencia curativa genuina, natural y libre de condicionamientos ideológicos, económicos y políticos. En nosotros está divulgar su labor y fomentar su continuidad.

Carlos Domínguez Reinhardt

Antropología para la Salud Terapia Integral

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)