Se hablaba en diferentes medios de comunicación de una noticia a la que no se le ha dado mucho «bombo», sea por la gravedad que tiene y evitar más miedocolectivo del que ya hay, o porque no interesa que la población sepa que los antibióticos están dejando de ser efectivos, según ha comentado la asesora médica del Gobierno del Reino Unido, Sally Davies, dio la voz de alarma sobre el aumento de la resistencia a los antibióticos, que debería ser tratada como una “amenaza nacional” por el Ejecutivo, destacando que cada vez es más difícil combatir las infecciones, y que si no se toman medidas antes de 20 años, podemos volver a la situación del siglo XIX, cuando las infecciones no remitían.

Según Davies, no se investiga ni se fabrican nuevos antibióticos desde 1987, y que las bacterias han ido creando resistencia a los tratamientos actuales. Una de las bacterias resistentes que más preocupa, debido a la ineficacia actual de los antibióticos es la E. Coli y la Klebsiella, ambas inmunes a la penicilina, localizadas principalmente en el aparato digestivo y que puede causar daños importantes cuando entran en la sangre o en la vejiga. (Fuente: Periódico La Vanguardia 11- 03-2017).

Otras menos frecuentes hasta la fecha, pero que ya se conocen como superbacterias (NDM-1, MRSA, MDRTB, C diff), están llamadas a convertir en intratables ciertas infecciones comunes. El pasado año fallecieron 5.000 británicos por infecciones hospitalarias, aunque solo la mitad fueron causadas por bacterias resistentes a los medicamentos.

La elevada prescripción médica de antibióticos, su consumo irresponsable por parte de la población y su utilización en las granjas para acelerar el engorde de los animales, son las principales causas de la resistencia genética que estamos desarrollando a estos medicamentos, el uso generalizado de los antibióticos en las aves de corral y el ganado ha fomentado la evolución de cepas resistentes y ahora se han propagado entre los seres humanos.

“Las infecciones comunes podrían ser letales nuevamente”

Las autoridades sanitarias británicas y norteamericanas han alertado sobre esta “catastrófica amenaza”, cuyas consecuencias económicas y riesgos para la salud a medio plazo se han comparado con el terrorismo bacteriológico y el cambio climático.

Científicos que asistieron a una reciente reunión de la Sociedad Americana de Microbiología informaron que habían descubierto una tendencia muy inquietante: las bacterias que contienen un gen conocido como mcr-1, que confiere resistencia al antibiótico colistina, se habían extendido por todo el mundo a un ritmo alarmante desde su descubrimiento hace 18 meses, informa ‘The Guardian’.

La colistina es conocida como el “antibiótico de último recurso”. En muchas partes del mundo los médicos recurren a su uso porque los pacientes ya no responden a ningún otro agente antimicrobiano. Ahora la resistencia a su uso se está extendiendo por todo el mundo: en una zona de China se descubrió que el 25 % de los pacientes hospitalizados la tenían. De acuerdo con los expertos, la aritmética de esta aterradora perspectiva es clara y perturbadora. En la actualidad cerca de 700.000 personas al año mueren por infecciones resistentes a los medicamentos. Sin embargo, esta cifra mundial está creciendo implacablemente y podría llegar a 10 millones al año para 205 (Fuente: Diario de Avisos, 09-10-2017).

Tendremos que empezar a tomarnos en serio el encontrar formas más efectivas para tratar las infecciones, ya que los antibióticos actuales «sofocan la infección», y eliminan tanto bacterias que son para nosotros saludables (flora intestinal), como las bacterias que provocan la infección. Replantearnos el tratar las infecciones desde dos posibilidades: subir las defensas y tratar el terreno con remedios naturales, quizás nos de una posibilidad más biológica y efectiva que la de los antibióticos.

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)