Nos manipulamos, manipulamos, nos auto engañamos, nos saboteamos… Deformamos las cosas según nos conviene, y terminamos sacándolas de contexto. Cuando la política y las leyes dejan de estar al servicio de la sociedad, la sociedad se siente manipulada, engañada, sometida y entonces, es lícito que se subleve y se enfrente a la autoridad y a la ley, pues la auténtica Justicia es ciega, es Salomónica. No tenemos ni buenos políticos ni justicia.

Hay muchas formas de enfrentarse a la autoridad, unas enriquece al sistema: guerras, terrorismo… Y otras lo debilita, como es el caso de la desobediencia, como forma no violenta de manifestar el desacuerdo social con el gobierno… No se puede usar la ley que protege a los ciudadanos para ponerla en contra de ellos, ni usar la desobediencia civil para intereses propios, como esconderse tras ésta para volver a la ciudadanía en contra de sí misma y crear miedo y sufrimiento, pues terminamos convirtiéndonos en lo mismo contra lo que se está en desacuerdo y luchando. La desobediencia que proponía Gandhi está exenta de violencia, y violencia social es volver a unos ciudadanos contra otros.

En todo esto hay una responsabilidad individual, si una sociedad elige a un partido corrupto, es porque está de acuerdo con la corrupción o es inconsciente de lo que hace o lo que hace lo hace por miedo. Tenemos lo que nos merecemos (lo que elegimos).

La dictadura democrática que estamos man- teniendo con nuestra vida (tiempo) en todo el plane- ta, está orientada a dividir desde la globalización, pues divide y vencerás (todo lo que divide y separa es diabólico), manipulando la información, desprestigiando o favoreciendo según los intereses de los titiriteros, que crean crisis y guerras, y a través del miedo (a no tener, a sufrir, al rechazo…), para que sigamos siendo borregos consumistas, cuyo objetivo principal es seguir consumiendo en nuestras cuevas de más o menos lujo, donde creemos que tenemos asegurado nuestro relativo bienestar.

No tenemos consciencia de nuestro estado de esclavitud, sea por la identificación con el personaje que usamos para sobrevivir, sea por nuestros apegos y dependencias, sea por la forma en la que mantenemos el sistema social en el que vivimos (trabjo), seguiremos día tras día deshumanizándonos por conseguir inmediatamente lo que de- seamos, nos apetece o necesitamos, y en este deplorable estado, siempre habrá alguien que tirará de un hilo, para que sigamos relativamente satisfechos, aunque cada vez trabajemos más por menos… Y desde esa limitada libertad elegimos políticos que forman gobiernos para privatizar en vez de para enriquecer al país o ha- cer recortes sociales para pagar los errores y la avaricia de la banca. Un esclavo no tiene libre albedrío, tiene capacidad de elección, y hay poco donde elegir y malo.

La verdad es que no hay gobierno ni comunidad de gobiernos que le diga al Banco Mundial que deje de jugar al «monopoli» con nosotros, ni a las multinacionales que dejen de jugar con la salud, con los recursos del planeta o de experimentar con nuestra vida. Banca Mundial y Multinacionales son los titiriteros de los gobiernos, que solo son títeres de las imposiciones de los señores del planeta, que tienen esclavizada a la humanidad, en mayor o menos medida, según la raza y la clase social. Los ciudadanos B, clase obrera y lo que han dejado de la clase media, se enfrentan tanto por partidos políticos, como partidos de fútbol, pues una de las ideas principales es crear dos bandos enfrentados, en el que nunca hay en realidad un ganador, pues siempre estamos perdiendo vida (tiempo) sin darnos cuenta, sin tener claro un objetivo, sin darle un sentido a nuestra vida.

almanecer tecnicas holisticas plataforma ciudadana pensamiento critico orden mundial sevilla

Si realmente el gobierno de una nación o de una confederación quiere cumplir con sus funciones, su primer objetivo es dentro de sus posibilidades reales cuidar y asegurar la calidad de vida de sus ciudadanos, esto es salud, educación y bienestar equitativo. Un político está al servicio de los intereses de los ciudadanos, y si esto es así ¿Cómo es que son legales los transgénicos, el azúcar blanca, el tabaco, el alcohol, los tratados comerciales (TTIP) o las imposiciones de la Banca Mundial?. Títeres políticos que sirven a los intereses de sus titiriteros. Y si te queda alguna duda, todos estamos pagando la corrupción de nuestros políticos político y la quiebra de nuestros bancos… Encima los que menos tenemos, estamos pagando a banqueros, a multinacionales y a políticos corruptos… Y en las siguientes votaciones, volverá a salir un partido corrupto o que se mira más el «ombligo», que a las necesidades del pueblo, de la sociedad… Y los responsables de esto, somos nosotros, los borregos aborregados…

almanecer tecnicas holisticas plataforma ciudadana pensamiento critico orden mundial sevilla

Si esto que has leído, despierta en ti mínimamente la curiosidad que te lleve a preguntarte: ¿Soy libre o esclavo? ¿Cual es mi situación como ciudadano más allá de ideologías o tendencias? ¿Tengo libre albedrío? ¿Sirven los políticos que elegimos a los intereses sociales?. Al final, tan esclavo es uno de derecha, como uno de izquierda, solo se diferencian en el poder adquisitivo, y este poder no da la felicidad. Si eres sincer@ contigo mism@, y te has asomado un poquito a la realidad, no a las sombras que ves en tu televisor o lees en la prensa, sentirás un apretón como consecuencia del darte cuenta de la realidad: eres en mayor o menor medida esclav@.

A partir del «apretón» pueden surgir diversas reacciones: indignación, enfado, rabia, tristeza, frustración, depresión, ansiedad, angustia, desánimo… Incluso nuestra impotencia y falta de recursos sanos, nos lleva a proyectar nuestro malestar en la familia, los vecinos, los amigos, los compañeros de trabajo y si hay alguien de otro partido o de otra religión o que piense de forma diferente, vas al enfrentamiento, olvidándote de la causa real de tu malestar la injusticia con la que te tratan los que están por encima de ti o la aplicación de la justicia de forma desigual.

Si el sistema se colapsa porque los esclavos dejan de mantener en movimiento la maquinaria económica (su punto débil), desde el consumo responsable, dejando progresivamente de colaborar con las normas que cada vez más nos imponen, seguramente habrá un caos temporal para el que aún no estamos preparados, porque la sociedad (suciedad) actual que es muy, muy egoísta y terminará dañando aún más a los más desfavorecidos (la historia de siempre), y este paso afectaría como viene ocurriendo desde que empezamos a ser globalización, a todo el planeta. Hablo de ese egoísmo que mantiene la balanza a su favor desde el competir y triunfar caiga quién caiga (deshumanización). También hay otra opción, dejar de competir y empezar a compartir, lo que nos lleva a ser menos egoístas, a ser más compasivos, más tolerantes, más pacientes y respetuosos, a dejar de mirarnos tanto el ombligo, a servir a algo más elevado que a nuestro ego, a dejar el modo RES y pasar al modo SER, en definitiva a rehumanizarnos, pasando de lo personal a lo transpersonal.

Y ten presente que siempre hay un hilo o varios del titiritero, para seguir manteniéndote esclav@. ¿Desobediencia? ¿Egoísmo?

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)