Falta de atención es lo que ocurre cuando los peatones van por el carril bici, las bicis por las aceras (no todo es carril bici)… o cuando entras en algún sitio, y no dejas salir a las personas que están en la puerta… Cuando nos falta atención podemos tener un accidente, olvidar cosas, desorientarnos, y sobretodo vivir fuera del presente, pues un don de la atención es la presencia.

Estar atentos es la única forma de darnos cuenta de lo que acontece en tiempo presente, que como decía John Lennon: «La vida es lo que pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes». Nuestra atención puede estar enfocada en el pasado (cuando estamos resentidos por algo que nos ocurrió), en el futuro (las preocupaciones, las fantasías…) o en el presente. Lo que paso, ya paso, y solo nos puede aportar aprendizaje: aprender de lo ocurrido. El futuro aún no ha ocurrido, y puede cambiar en base a nuestras elecciones y actitudes, pues aunque hay un guión, algo que está escrito, al igual que las profecías se puede cambiar, y se puede cambiar porque nosotros hemos cambiado. Lo que ocurre en nuestro interior es lo que se refleja en el exterior.

¿Darnos cuenta de qué? Estar atentos es la base de cualquier trabajo de transformación, no solo porque nos posiciona en el presente, en el aquí y ahora, también es el único medio que desarrolla el observador, aquello que ve sin juicios, sin comparar, es lo que nos permite la mirada limpia sobre nosotros mismos. Sin atención no hay auto-observación.

A través de la observación podemos vernos, cómo funcionamos, reaccionamos, nos paralizamos, nos escondemos, nos engañamos, nos agredimos… y sobretodo las actitudes insanas, esas que nutren el egoísmo y nos alejan de nuestra esencia, de nuestro Ser: las capas que lo envuelven… Esas capas o cora- zas, que son la materialización de nuestras conductas y mecanismos de defensa, nos restan capacidad de comunicación con nuestro Ser Interior, y también en muchos casos producen interferencias. Y ya vimos que los mecanismos de defensa, que en su momento nos permitieron sobrevivir, ahora nos impiden Ser.

También, gracias a la auto-observación podemos saber que es lo que hay que cambiar, y este paso, en el trabajo personal es fundamental, pues para cambiar algo, antes tienes que saber que es lo que hay que cambiar. Y todo el proceso, lo que observas, lo que cambias, como lo transformas, está soportado por la atención, pues sin atención, nuestra mente se va al pasado, a la fantasía, a cualquier lugar que no sea aquí y ahora.

almanecer tecnicas holisticas alquimia interior espiritualidad crecimiento personal sevilla

Esto es debido a que la naturaleza de la mente es el movimiento, de ahí la importancia de encontrar tiempo a lo largo del día para parar, ser durante unos minutos conscientes de nuestra respiración, mantenernos atentos y observarnos externa e internamente.

Estado del Ser Humano deshumanizado. A la tendencia de nuestra mente, tenemos que sumarles otros factores que inmovilizan nuestra capacidad de transformarnos: estamos amnésicos, no sabemos quienes somos, de donde venimos ni a donde vamos. Debido a nuestro estado de sueño (creemos que esta realidad virtual es la realidad) o inconsciencia, vivimos dormidos creyéndonos despiertos. Esto dificulta el recuerdo de sí. Es muy difícil trabajar para despertar si te consideras un ser despierto o consciente. El sistema que nos controla, sabe perfectamente de nuestro estado de amnesia e inconsciencia, y a través de las creencias, la educación y los medios de comunicación nos hipnotiza: trabaja para consumir, trabaja cada vez más y con menos derechos, y así el objetivo de nuestra vida está en tener poder adquisitivo. Finalmente, debido a la incoherencia con la que vivimos, terminamos sufriendo, hay mucho dolor y por ello, nos narcotizamos, así lejos de atravesar el sufrimiento, nos desensibilizamos y creemos que este estado de no sufrimiento es la solución, pues nos han hipnotizado contándonos que hay que tratar los síntomas, nos las causas… El dolor forma parte del ser humano, el sufrimiento no. Nos faltan recursos para atravesar el sufrimiento. Y siento que el primer paso es reconocer como cada uno está, cuanto de inconsciente, cuanto de hipnotizado, cuanto de narcotizado, y entonces, quizás uno reconozca cuando dormido está, y cuanto se sufre estando dormido, y entonces, uno apueste por despertarse del sueño.

Para darse cuenta del estado de inconsciencia-hipnosis-narcotización es fundamental estar atentos y observarnos. Entonces, a partir de lo observado podemos iniciar el trabajo de desprogramación.

Desprogramación. ¿Qué cosas hago a lo largo del día para mantenerme inconsciente-hipnotizado-narcotizado? Las redes neuronales de la inconsciencia se retroalimentan, igual que las de la hipnosis y las de la narcotización con las actitudes, decisiones y actos que realizamos cada día. Nuestra vida está llena de rutinas que reafirman nuestro estado de RES consumista.

Desprogramarte conlleva, saber cuales son tus programas y como los mantienes y posteriormente, dejar de funcionar así. Esto requiere su tiempo, primero en aprender a mantenerte atento, después a desarrollar el observador y posteriormente hacer un catálogo de tus inconsciencias, hipnosis y narcotizaciones. Romper rutinas, es un paso definitivo en esta parte del trabajo personal.

Romper el molde. La desprogramación, igual que el camino con corazón no es estandar. Cada uno dependiendo de si es más mental, o más emocional o más visceral, tendrá que encontrar las estrategias para vivir de una forma más compensada, esto es, armonizar los centros de forma adecuada a lo que uno es, pues los mentales están faltos de emocionalidad y de compulsión, al igual que los emocionales pueden estar faltos de cabeza, etc…

Decaparse. También, llegará el momento de ir quitándose capas, de ir quitando lo que sobra, lo superpuesto, todo lo que nos impide estar conectados directamente con nuestro Ser interno. Como decía Miguel Angel: «en la pieza de mármol ya está la figura, solo hay que quitar lo que sobra». Y es verdad, ya somos, lo que ocurre es que hemos ido creando capas y más capas para protegernos de nuestro entorno, de nuestra familia, del desamor, del abandono, del rechazo, de la vulnerabilidad, de la vida que hemos vivido porque nos tocaba vivirla, porque aquello que hemos desarrollado para protegernos lleva implícito un trabajo que es, el que aquí y ahora necesitamos para llegar a Ser.

almanecer tecnicas holisticas alquimia interior espiritualidad crecimiento personal sevilla

Así que, sin atención no hay observación, y sin observación no hay posibilidades de realizar el trabajo personal, y el trabajo personal es el trabajo de toda una vida, o de varias, y no te quepa duda, que es lo que le da sentido a la vida: SER o RES (borrego consumista).

Cuidado con la tecnología. Uno de los medios de hipnosis y mantenimiento de la inconsciencia (como estado de sueño), son los medios de comunicación: televisión y móviles principalmente, pues requieren que focalicemos en ellos nuestra atención. En el caso de la televisión solo observamos lo que nos ponen por delante y nos lo tragamos inconscientemente, puesto que estamos en modo hipnosis. En este contexto, la televisión es un medio de destrucción masiva.

Los móviles son la gran trampa, son televisor, radio, ordenador y medio de comunicación con personas, desconectándonos totalmente de nosotros mismos a cambio de conectarnos con los demás. Y sería interesante, tener en cuenta la necesidad que tenemos de que se nos escuche, se nos vea, se nos opine, se nos tenga en cuenta, y ahí están las redes sociales, donde se evidencia como nos volcamos hacia fuera, abandonando lo de dentro.

¿Qué harías para ser más consciente? ¿Qué harías para estar menos hipnotizado? ¿Como dejar de narcotizarte? Y las respuestas, si son coherentes y honestas contigo, se- rían los primeros pasos en tu trabajo personal, en la transformación del dormido que se cree despierto, totalmente identificado con su personaje en un Ser consciente, despierto, con voluntad, dispuesto a vivir aquí y ahora siendo.

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)