Aunque desde la desinformación insisten en decirnos que el organismo no tiene capacidad de regeneración, y además de tenerla, dispone de un sistema de auto-regulación bastante avanzado, tanto que si lo cuidamos un poco y sabemos reconocer las señales que nos da la sabiduría del organismo (instinto somático) es capaz de producir milagros o las drogas más avanzadas y sin efectos secundarios que se conocen. El problema está en que estamos mal educados en lo concerniente a la salud y no terminamos de hacernos responsable de ella. En este artículo vamos a hablar de uno de los órganos con mayor capacidad de regeneración: el hígado.

El hígado es un órgano fundamental, al que se le reconocen más de 500 funciones, entre metabólicas, inmunológicas, endocrinas… Debido a que es un órgano hipermetabólico su temperatura se encuentra por encima de lo habitual, pudiendo llegar a los 40o C.

Almanecer centro de tecnicas holisticas sevilla dos hermanas salud higado

A causa de su hiperfuncionabilidad, es un órgano que requiere cada mes darle un reposo funcional y ayudarlo con dieta, plantas y complementos dietéticos que lo depuren, refuercen y regeneren. También considerar que un estilo de vida sedentario, el alcohol, las drogas, los medicamentos y una mala alimentación hacen que el hígado se vea sobrecargado en sus múltiples funciones y en su capacidad de regeneración. Considerar que debido a su potente capacidad para filtrar la sangre y mantener al organismo desintoxicado, cuando se viene abajo, nuestro organismo se va intoxicando progresivamente, afectando a órganos como los riñones (el hígado es el filtro previo al renal -> recarga tóxica) y al intestino grueso (el déficit de bilis reduce la motilidad intestinal).

Los acupuntores vemos al hígado como un órgano que pertenece al Elemento Madera, relacionado con la estación de la Primavera, y con la vista, los dolores de cabeza con afección ocular, problemas de vista, mareos, vómitos, lentitud digestiva, calambres y espasmos, regla con coágulos y con las alergias (fiebre del heno, dermatitis…).

También consideramos que es un órgano que tiende a ser caliente-congestivo, por lo que cuando detectamos que no se encuentra en equilibrio, reducimos todo lo que puede provocar congestión, ya por el sabor picante (pimienta, cayena, ajo) o por tener una naturaleza caliente (jengibre, canela…), recomendándole a los pacientes que tienden a calentarse (enfado, ira, furor), técnicas para reducir tanto su respuesta explosiva, como a aprender a canalizarla, sea mediante técnicas de Qi Gong (respiración enfriadora) u otras de tipo expresivo (practicar el Tigre).

Los signos y síntomas que nos pueden ayudar a reconocer que nuestro hígado no está «contento» son:

– dolor de cabeza, localizado en sienes, frente, ojos…

– ojos amarillentos – lengua sucia (con capa amarillenta)

– boca amarga

– digestiones lentas con o sin náuseas, sobre

– todo cuando se comen grasas y fritos

– cambios bruscos de humor

– niveles irregulares de azúcar en sangre

– hipertensión arterial

– alternar diarrea y estreñimiento

– molestias y/o dolor en el costado derecho

– hinchazón abdominal

– sensibilidad/irritabilidad en piel

– cansancio.

 

¿Qué podemos hacer para cuidar nuestro hígado?

Entre los complementos dietéticos indicados citaré la lecitina de soja (no transgénica) que ayuda a regenerar la membrana celular de todas nuestras células y también ayuda a las funciones hepática, los aminoácidos Glicina, L-Cisteína y L-Metionina, que colaboran en la optimización de sus funciones, drenándolo y estimulándolo.

Entre las plantas tradicionales, tendremos en cuenta:

Fumaria (Fumaria Officinalis), indicada en afecciones de la piel (urticaria, ictericia), de la mu- cosa digestiva, digestiones pesadas, depurativa hepato-renal, fluidifica la sangre. Alergias.

Diente de León (Taraxacum Officinale), indicada en afecciones digestivas, insuficiencia o congestión hepática, litiasis biliar (con mucho cuidado), estreñimiento, retención de líquidos, obesidad, reumatismo y afecciones de la piel (acné, eccemas, forunculos).

Rábano Negro (Raphanus Niger), Indicada en inapetencia, digestiones lentas, gases, insuficiencia biliar, afecciones hepato-biliares, bronquitis, asma, tos irritativa.

Alcachofa (Cynara Scolymus), indicada en hepatitis, insuficiencia biliar, hipercolesterolemia, arterioesclerosis, HTA, estreñimiento. Combina bien con el rábano negro.

Almanecer centro de tecnicas holisticas sevilla dos hermanas salud higado

La combinación de estas plantas, ayuda en la limpieza y desintoxicación hepática, favoreciendo la autoregulación del órgano.

La planta estrella para el hígado es el Car- do Mariano, debido a su capacidad para regenerar la célula hepática: hepatocito, permitiendo que este órgano se regenere recuperando todas sus funciones.

Los alimentos ricos en antioxidantes o tomar complementos dietéticos ricos en antioxidantes, favorecen el tiempo de recuperación de este órgano fundamental.

Este enfoque de cuidar el hígado está muy indicado a personas alcohólicas, drogadictas, con padecimientos crónicos y degenerativos, así como en personas que padecen alérgias, afecciones digestivas o astenia primaveral.

Considerar los descrito en este artículo como un tratamiento fundamental en las personas que padecen cualquier tipo de alergias.

Cuidar tu hígado es un seguro fiable para tu salud y tu bien estar.

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)