Todo ser vivo se encuentra en una constante adaptación a su medio, esa adaptación está relacionada en el ser humano con su instinto somático, complejos sistemas de autoregulación (homeostasis), así como del sistema neuroendocrino e inmunológico.

Nuestro sistema de adaptación, es el resultado de nuestra evolución, pues ambas van parejas, y durante miles de años nos hemos ido adaptando a las condiciones climáticas de este maravilloso planeta, que ha acogido nuestras almas y donde hemos podido experimentar a lo largo de la historia de nuestra historia, diferentes situaciones como forma de aprendizaje y desarrollo humano, a diferentes niveles, por ejemplo, nuestra inmunología aprende constantemente, de la interacción con virus, bacterias, hongos; igualmente nuestra «psique» se nutre de las diferentes formas en las que nos relacionamos y reaccionamos ante las circunstancias que aparecen en el día a día. Podríamos decir, sin lugar a dudas, que la evolución del ser humano es la consecuencia de su capacidad adaptativa, pues sin ella ya habríamos desaparecido.

Todo tiene un límite

Debido a que nuestro proceso de adaptación tiene un marco psico-biológico, esto es, tenemos unos límites físicos, por ejemplo ¿nos adaptaríamos a un planeta que tiene una temperatura superior a los 50º C? ¿podríamos sobrevivir sin agua? ¿que ocurriría si cada vez el oxígeno es más deficiente?…

He puesto solo tres ejemplos:

Al manecer centro tecnicas holisticas salud por las estaciones sevilla

Para ponernos en situación real de nuestros límites y en un momento dado, para que podamos comprender que estamos llegando a una situación en la que biológicamente, estamos llegando a un proceso irreversible si no ponemos medios drásticos, pues cada vez se hace más evidente el cambio climático, al que de momento nos estamos mal adaptando, pues cada vez hace más calor, lo que nos lleva a consumir más energía (p.e. aire acondicionado) y a recalentar aún más nuestro medio ambiente…

El calor, cada vez más en alza, deshidrata pantanos, lagos, ríos, y como no seca el reino vegetal, con el incremento de fuegos, principalmente en verano…

El aire, cada vez está más contaminado , y oxígeno con las temperaturas por encima de los 42º C se hace irrespirable, respiramos fuego.

También las subidas de temperatura están derritiendo el hielo polar, con lo que el nivel del mar está subiendo y las costas que conocemos actualmente irán desapareciendo, por más arena que quieran echar en las playas para seguir manteniéndolas «disfrutables».

Al manecer centro tecnicas holisticas salud por las estaciones sevilla

Re Adaptación

El uso del aire acondicionado y respirar aire seco, seca las mucosas respiratorias, y la sequedad de mucosas respiratorias debilita nuestra inmunología, haciéndonos más sensibles a bacterias y virus. Puede que aparezcan afecciones respiratorias olvidadas como la tuberculosis, pues nuestro organismo cada vez está más expuesto inmunológicamente y hay cepas de virus y bacterias que se han hecho resistentes (se han adaptado) a los antibióticos.

La radiación solar afecta tanto a nuestra piel, como a nuestro campo electromagnético, con esto pretendo aclarar que no solo está en peligro nuestra piel, también lo está la integridad del «huevo energético» que nos envuelve y que es fundamental para nuestra salud física, psicoemocional y energética por saturación electromagnética. A esto hay que sumarle la exposición a campos electromagnéticos (C.E.M.) emitidos por móviles, pantalla de ordenadores, wifi, antenas de telefonía, etc… A más débil esté nuestro C.E.M. más débil será nuestra inmunología y nuestra capacidad adaptativa al medio.

Elemento Tierra

El enfoque taoísta del movimiento adaptativo de la vida, está reflejado en los 5 movimientos de la energía, también llamados los 5 Elementos. El Elemento relacionado con la adaptación es la energía de la Tierra, relacionada como hemos visto en escritos anteriores con la digestión, con los sistemas endocrino y linfático, con la tendencia a la preocupación y las obsesiones, con la humedad… Y cuando este Elemento se viene abajo, o no se sostiene por si mismo, aparece el síndrome de desadaptación (ver cuadro inferior).

A partir del año 70, este síndrome de desadaptación evoluciona hacia los que se llama el síndrome del consumismo, que es una combinación de otros síndromes, y que esta estrechamente relacionada con nuestro estilo de vida actual, tanto por la dieta (rápida, incompatible, artificial, falta de fibra…) y por los tratamientos inmunoinhibidores (antibióticos, antipiréticos, antiinflamatorios, corticoides, vacunas…), como por el sedentarismo. Debido a que representa un bloqueo defensivo-adaptativo e inmunológico es importante reconocerlo de inmediato, pues es fundamental para la salud.

¿Cómo se manifiesta?

Físico: Disminución de la vitalidad (cansancio), desgana o dificultad para hacer, trastornos del sueño…

Intelectual: Dificultad para la concentración, lagunas de memoria, falta de atención…

Psicoemocional: Se alternan desánimo-depresión, estrés-ansiedad, agresividad…

Funcional: infecciones recidivantes, caída inmunológica, intolerancias y alergias… Dificultad adaptativa (familiar, social, laboral…)

Afecciones: espasmofilia, lipotimia, alteraciones digestivas, hipoglucemia, enterocolitis, hiperfoliculismo, cáncer, autoinmunes…

 

Al manecer centro tecnicas holisticas salud por las estaciones sevilla

Nuestro estilo de vida va contra «natura» y está teniendo consecuencias en nuestro organismo y en nuestro entorno, pues en realidad, y aunque cueste creerlo, somos parte de este planeta y este planeta forma parte de nosotros, y lo que ocurre en uno, también está en otro nivel ocurriendo en el otro. Así pues, mientras la humanidad del planeta esté enferma, el planeta también lo estará, y ya se ven las consecuencias.

El delicado equilibrio entre los diferentes elementos que configuran la vida está en juego, pues estamos alterando los reinos del agua, vegetal, mineral, aire y fuego, un equilibrio que se ha ido conformando durante millones de años y que nosotros, lo hemos roto en los últimos 400 años. Cuando se rompe el orden y el movimiento de flujo entre los 5 Elementos, la vida sobre este planeta se pone en peligro, pues hemos influido en su propio sistema de autoregulación, dando lugar al caos.

Al manecer centro tecnicas holisticas salud por las estaciones sevilla

Nuestro organismo está intentando adaptarse a este tremendo cambio, lo que desconozco es si tiene suficientes recursos biológicos para ello, pues tanto nuestro sistema organísmico o de autoregulación, como nuestro flujo de energía, tiene unos límites, y es dependiente del aire (respiración) y del agua (hidratación), y en ambos casos, ya empezamos a tener dificultades adaptativas, y cuando una especie no dispone de la posibilidad de adaptarse, desaparece.

La irresponsabilidad con nosotros mismos y con nuestro entorno requiere un replanteamien- to de nuestro estilo de vida, un cambio en noso- tros de forma individual basado en reconocer nuestras necesidades reales y no las impues- tas, de respetarnos y cuidarnos, en definitiva, de desarrollar la humanidad en sus diferentes facetas y darle un sentido profundo a nuestra existencia, que evidentemente no tiene nada que ver con el consumo y el agotar los recursos de este planeta escuela.

G. Orwell decía: «Lo importante no es mantenerse vivo, sino mantenerse humano». Y en la asignatura humanidades, de momento no tenemos ni un mal aprobado, nuestra nota actual es insuficiente.

Ahora entiendo la frase: «el capitalismo (el consumo desmedido) va en contra de la vida», así pues, no nos queda otra que cambiar nuestro estilo de vida o desaparecer. Así que, este tremendo cambio que el planeta, como ser vivo demanda de la humanidad, empieza por un claro compromiso que evite el caos que se está poniendo en marcha, y no es una cuestión política, pues ellos favorecen a las multinacionales y a la banca internacional, responsables de las crisis y del agotamiento de recursos, es una responsabilidad de cada un@ de nosotr@s.

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)