En este último artículo sobre los Mecanismos de Defensa, vamos a ver los que están relacionados con las perturbaciones del contacto, tanto aquellos mecanismos que dificultan el contacto, como la dificultad para «soltar» y completar la gestalt, esto es, cubrir la necesidad y quedar satisfech@.

mecanismos de defensa gestalt toma conciencia holistica

Perturbaciones del contacto: Una vez iniciado el movimiento hacia el objeto de la necesidad/satisfacción aparecen las dificultades para entrar en contacto con él. 

El movimiento sano requiere movilizarnos hacia aquello que necesitamos para satisfacer una necesidad, una acción que surge desde la descarga de energía. A continuación, establecemos contacto con el elemento que cubre nuestra necesidad. Una vez satisfecha la necesidad, desaparece la tensión natural, que producía ésta (hambre, sed…), quedándonos en un estado de relajación (satisfechos). 

El movimiento insano en el ciclo de las necesidades siempre termina en un estado de insatisfacción, pues la necesidad no ha sido cubierta, sea porque ha sido desenergetizadaevitada o nos hemos quedado apegados a la sensación de satisfacción, lo que conlleva una dificultad para «soltar» el elemento de satisfacción, una forma de contacto mantenido (dependencia). 

Imagina que ya sabes lo que necesitas, y pones tus energías en marcha (acción) para de dirigirte hacia aquello que es el objetivo de tu necesidad, y cuando estás ante él, dices que en realidad no lo haces por tí, sino porque un compañero lo ha referido, esto es, no lo haces por tí o para tí, lo haces por el otro o el otro es el responsable de tu acción (Proyección). Es una forma de no hacernos responsables de lo nuestro y de «colocárselo» o asignárselo al otro. Es más fácil ver la paja en el ojo del otro, que la viga en el nuestro.

mecanismos de defensa gestalt toma conciencia holistica

También puede ocurrir, que encontremos una relativa satisfacción a través de hacernos daño (Retroflexión), habitualmente través del exceso (embriagarnos, narcotizarnos…) reduciendo el contacto con la realidad, sea ante determinadas situaciones o personas. Se puede llegar a este mecanismo desde la idea de hacernos daño nosotros antes que a otros.

Para terminar con los mecanismos de defensa, está la Confluenciasea desde la necesidad de contacto, como de perdernos en la satisfacción, podemos quedar atrapados y perder nuestros límites (o no ponerlos) y referencias. Las personas con dependencias y/o que son «conciliadoras» para evitar exponerse, entran en confluencia, teniendo dificultad para soltar (desapegarse), quedando siempre la Gestalt incompleta (insatisfacción). 

Así pues, la forma en la que te comportas, sientes y piensas va estructurando paralelamente tu «personaje», tanto a nivel psicoemocional (temperamento), como condensando la tensión mediante estructuras densas o «corazas» que darán lugar a tu constitución física.

Los mecanismos de defensa, son negativos en la medida en la que limiten nuestra relación con la vida. Han sido un acto de creatividad en su momento, pues ayudaron al niño a llegar a la adolescencia y finalmente a la edad adulta. 

La cuestión es que a una determinada edad deforman nuestra realidad y la forma en la que nos relacionamos con nosotros y nuestro entorno, causa muy importante de infelicidad, pues de una forma u otra, interrumpen el ciclo de las necesidades y nos mantienen en un estado inconsciente de insatisfacción. 

La satisfacción real, es aquella que cubre nuestras necesidades reales, no aquellas que están deformadas, bloqueadas, inhibidas, reprimidas o nos han hecho dependientes… También considerar las dificultades para obtener y contactar con aquello que nos deja satisfech@s y si estamos realmente satisfech@s. Ser feliz es estar satisfech@, en paz con un@ mism@. ¿Qué necesito? ¿Quién lo necesita? ¿Cómo lo consigo? ¿Cómo me quedo bien?. Estas preguntas nos conducen a la necesidad de realizar un trabajo personal.

Trabajo Personal:

Esto nos lleva a plantearnos cual es realmente la causa de nuestra infelicidad y que es lo que necesitamos realmente. 

Surgen posibilidades, se puede seguir buscando fuera la satisfacción que nunca termina de dejarnos satisfechos, y por ende nos sentimos infelices, o empezamos a observarnos y a reconocer (se lee igual en ambos sentidos) nuestros mecanismos (autoconocimiento) y empezamos a transformarlosa sanarlos, para empezar a vivir desde lo que somos y necesitamos para ser, en vez de seguir viviendo desde loa diferentes miedos e inseguridades, que nos han alejado del sentimiento básico de confianza (providencia), una de las semillas con las que hemos nacido.

Cambiando la forma de pensar, cambiamos nuestra bioquímica cerebral, y es esto lo que nos permite cambiar la inconsciencia de los hábitos, rutinas, que nos mantienen en el automatismo. A su vez, los neurotransmisores (serotonina,
dopamina, noradrenalina), en diferentes porcentajes (los que cada uno requiera por su forma de confrontar (o no) la realidad, van a irse reflejando en nuestra estructura corporal.

El cambio a un nivel (mental, emocional…), va a ayudar a ir reduciendo el mecanismo que nos imposibilita a satisfacer nuestra necesidad, de ser felices. Así que el trabajo empieza por mantenernos atentos en nuestro día a día, observando nuestros mecanismos, comprendiéndolos, desmontándolos… para posteriormente «reajustarlos» a una forma de vida más fluida, sin interrupciones, ni autoengaños, sin sabotearnos más, para poder ir permitiéndonos ser un poco más cada día.

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)