Sobre la Creación: Nos han hecho a imagen y semejanza, somos un fractal de nuestro Creador/a con el potencial interno o semilla para Llegar a Ser., pero somos un proyecto inacabado que solo se puede terminar a sí mismo. Nuestros creadores (Elohims), nos hicieron casi perfectos, pero con fecha de caducidad, esto es, envejecemos más rápidamente que ellos, quizás así nunca lleguemos a descubrir (por lo menos en una vida corriente) el secreto de la Inmortalidad, porque además del Arbol del Bien y del Mal (transcender la dualidad de los contrarios), existe el Arbol e la Inmortalidad. Quizás por eso nos tenemos que reencarnar una y otra vez hasta que llegamos a culminar la Obra y nos finalizamos a nosotros mismos. 

Quizás para comer del árbol de la Inmortalidad y poder llegar a ser como ellos necesitemos vivir como proponen los taoístas, cuyo gran conocimiento está orientado a «cultivar la esencia» o como propone el Hatha Yoga, despertar a la serpiente del coxis y elevarla hasta la «coronilla», lo que requiere, igual que como lo proponen los taoístas usar la energía sexual (Kundalini), como una fuerza que va despertando progresivamente nuestro centros de energía primaria o chakras, y sus correspondencias a nivel bio_energético, psicoemocional y neuroendocrino, ya que detrás de cada chakra hay un punto de acupuntura, un plexo nervioso y una glándula endocrina. Quizás tengamos que despojarnos de la vergüenza (hojas de parra) y de la culpa (la creencia de la separación por el pecado original) y empezar a vivir desde otra concepción del sentido de la vida que somos y que no ejercemos. 

Tanto el yoga de la India, como el taoísta en China, insisten en que tanto la mujer, como el hombre deben retener la pérdida de flujo y de semen, y reconducirlo hacia la coronilla, usando técnicas concretas de respiración, y el conocimiento de la Orbita Microcósmica que veremos en un próximo número. Simplemente recordar que la Orbita conecta todos los chakras y a través de los órganos sexuales externos, permite la transferencia de la mujer al hombre y de este a la mujer, nutriendo los chakras mutuamente, equilibrando la polaridad femenina-masculina y por ende, los hemisferios, que habitualmente están descompensados dándole prioridad al hemisferio izquierdo y al cerebro reptil o instintivo (bulbo raquídeo). Y, así nos va.

Puedes encontrar más información sobre este tema en la charla: Bioquímica para la Espiritualidad, que puedes pedir por email en formato pdf.

Expuesto esto como base para comprender algunos motivos por los que envejecemos y no deberíamos, vamos a continuar con la comprensión de los procesos oxidativosla producción de radicales libres (RL) y el acortamiento de los telómeros que protegen los extremos de los cromosomas, responsables de reducir los procesos de envejecimiento. 

Si sumamos mística+terapia antioxidante y protelómerospodemos disponer de más tiempo, pero no para ser una carga familiar y social, consumiéndonos para ser consumidores y consumidos por el sistema, no, no, más bien para encontrar el sentido de la existencia, dejar de ser esclavos y finalizar proyecto inacabado: SER. 

Procesos oxidativos: forman parte de nuestro metabolismo (oxidación). Por ejemplo, cuando respiramos aire puro (contaminado peor), para transformarlo en energía, nuestros pulmones generan CO2.

Radicales libres (RL): son el resultado de los procesos oxidativos (reacciones químicas), y de las influencias de elementos externos como los rayos solares, la contaminación atmosférica (ozono, dióxido de nitrógeno) y electromagnética, el tabaco… Ya sea producido por nuestro organismo o por los agentes externos, un radical libre es una molécula inestable a la que le falta un electrón, y aunque su tiempo de vida es muy corto (una millonésima de segundo), en este lapsus puede «secuestrar » un electrón de otra molécula para sobrevivir, robándosela casi siempre al ADN de nuestras células, haciendo que estás mueran con más rapidez, lo que produce una aceleración del envejecimiento. 

No debemos «entrar en pánico» porque esto ocurre habitualmente en nuestro organismo y este, normalmente dispone de recursos para neutralizar a los RL. No se pueden eliminar sin antes ser neutralizados. El problema aparece cuando hay niveles por encima de nuestra capacidad de neutralización (estrés oxidativo), convirtiéndose en muy dañinos, debido a su inestabilidad (muy reactivos al buscar desesperadamente poder robar un electrón), «atacando» a otras moléculas, al igual que ocurre con las proteínas y el ácido úrico. 

Cuando el nivel de RL llega a producir en nuestro organismo estrés oxidativo se producen efectos tóxicos que afectan seriamente a nuestro organismo: problemas de corazón, accidentes vasculo-cerebrales, pero cuando el daño afecta al medio intracelular (ácido nucleico -ADN-) da lugar a lesiones o mutaciones celulares que pueden terminar en la aparición de tumores (por desordencelular).

En acupuntura, es interesante ver la relación psicosomática entre el inicio de los procesos degenerativos a partir de un bloqueo de la energía del hígado, órgano muy relacionado con los procesos antioxidativos al colaborar en la neutralización de RL y en el metabolismo del colesterol, que dicho sea de paso se pueden reducir con una buena terapia antioxidante.

Terapia Antioxidante: debemos empezar por evitar las causas y factores que incrementan la producción de RL y cultivar en lo posible la Esencia. Los recursos bioquímicos e inmunológicos que ayudan a neutralizar a los RL son los antioxidantesconstituidos tanto por sustancias que crea nuestro organismo (enzimas antioxidativas) como por otras que forman parte de nuestra nutrición, siempre que sean productos biológicos, ya que los no biológicos, al no respetarse los tiempos para que la tierra se regenere son pobres en nutrientes, causa por la que son necesarios los complementos dietéticos

Los alimentos más ricos en antioxidantes son: arándano, brócoli, ciruela, col, espárragos, espinaca, frambuesa, fresa, zarzamora, la familia de los carotenoides (alimentos rojos y amarillos) -calabaza, mandarina, mango, melocotón, naranja, papaya, pimiento, remolacha, tomate-, que también ayudan a reducir el colesterol y en el caso de ser ricos en luteina y zeaxantina, son altamente benéficos para los padecimientos de la vista, como la degeneración macular, cataratas…

En los ambientes muy contaminados se hace necesario incrementar la ingesta de alimentos ricos en betacaroteno y vitamina E Para el envejecimiento de la piel los alimentos ricos en hojas verdes: acelga, brocoli, col, espinacas, rúcula y los frutos negros ciruelas, frambuesa, grosellas… El aceite de soja tiene más capacidad antioxidante que el de oliva y girasol. También está el té verde y después el té negro, quedándose el mate un poquito detrás, aún así, un buen vaso de vino tinto tiene la misma capacidad antioxidativa que 1/2 litro de mate.

Podemos decir que la terapia antioxidante es preventiva de los procesos degenerativos, incluido el cáncer, y que debe iniciarse a partir de los 30 años, para que el proceso de envejecimiento se alargue. 

Acortamiento de telómeros: el Premio Nobel de Medicina de 2009, ha sido concedido al trabajo sobre los telómeros y la enzima telomerasa, realizado por Elizabeth H. Blackburn, Carol W. Greider y Jack W. Szostak, y su relación con el envejecimiento y el cáncer. Anteriormente, Hermann Joseph Muller y Bárbara McClintock, también recibieron el Nobel por el descubrimiento de los telómeros. 

Los telómeros son estructuras cromatínicas especializadas que se encuentra en los extremos de los cromosomas, protegiendo el extremo de estos y enlenteciendo el proceso de envejecimiento, es decir, se encargan de dar estabilidad a los cromosomas. A medida que las células se van dividiendo, los telómeros se van acortando, este proceso se ve enlentecido por la acción de la enzima telomerasa. La longitud del telómero determina el número de divisiones de una célula y por ende, su tiempo de duración. La telomerasa es una enzima que se produce en las células germinales del embrión y que permite el alargamiento de los telómeros y mantener su longitud, ayudando a reducir la pérdida del ADN celular, incrementando por tanto, nuestro tiempo de vida y reduciendo los procesos de envejecimiento celular. 

Por otro lado, el acortamiento de los telómeros generará un deterioro celular y la muerte de la misma, en el transcurso de ese proceso la célula pierde capacidad de control de réplica o inestabilidad genómica, lo que además de provocar envejecimiento puede ser causa de cáncer. Se ha propuesto con frecuencia que la activación de la telomerasa y la reversión de la pérdida del telómero participan en la formación de tumores. Existen actualmente estudios que demuestran que la combinación de antioxidantes (polifenoles, transpteroestilbeno, fisetina, trans-resveratrol, astragalósidos , EGCG) y otros elementos como la taurina, colaboran a reestructurar y mantener estables a los telómeros.

La importancia de la vitamina D en la relación existente entre los telómeros y el cáncer, ha sido demostrada mediante un estudio realizado en reino Unido (Medwire News), donde se ha descubierto que las mujeres con niveles óptimos de esta vitamina reducen el envejecimiento y las afecciones relacionadas con la edad avanzada. La vit. D ejerce un efecto inhibidor en la respuesta inflamatoria, observándose que cuando hay niveles altos de esta vitamina los telómeros son más largos que cuando está en déficit. la investigación concluye: 

«la vit. D ejerce un efecto inmunomodulador que podría atenuar el ritmo de desgaste de los telómeros».

Existe una estrecha relación entre los procesos oxidativos y el acortamiento de los telómeros en afecciones como Alzheimer, infartos, cáncer y muchas de las enfermedades de la civilización, cuyo principal mal es vivir con prisas, vivir para trabajar para poder seguir pagando y consumiendo. Que incoherencia ¿NO?

Vivir con estrés mata lentamente, porque nos incapacita para actuar de forma consciente y hace que todo nuestro organismo esté acelerado, lo que conlleva una mayor actividad nerviosa y un gran consumo de energía. Un flash de nuestro día a día:

estamos siempre muy ocupados: trabajo, compra, labores domésticas, atención a niños y enfermos, ir, llegar, volver, encontrar aparcamiento, todo con prisas, sin disfrute, con autoexigencias, con exigencias ajenas, con expectativas, con apegos, con deseos y dependencias, con necesidades impuestas o consumo impuesto mediante marketing, moda, la compra del día…

Cuando no estamos ocupados, estamos pre-ocupados: la crisis, el llegar a fin de mes, cubrir los objetivos laborales, de pareja, familiares, sociales, la bancarrota, el corralito, la contaminación, el calentamiento del planeta, la ineptitud de los políticos, la poca vergüenza de los banqueros… Y el tiempo que nos queda libre, estamos distraídos: fútbol, deportes, cine, un libro, salir de copas, ir a la discoteca. ¿Cuando tenemos tiempo para estar relajados y en contacto íntimo con nosotros mismos? ¿A qué célula le gustaría vivir en un organismo estresado? 

Aprende a desocuparte, despreocúpate y manten la atención en el día a día, se consciente de lo que haces, piensas y sientes, esto puede ser un primer paso para vivir con otra consciencia, VIVE el PRESENTE.

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)