En revistas anteriores hemos hablado de la cura de uvas, que es un clásico de la limpieza pre-otoñal, en esta ocasión vamos a proponer la cura de manzana, que indiferentemente, podemos hacer tanto antes de la primavera como del otoño. Como toda monodieta orientada a la depuración del organismo, es conveniente realizarla 15-21 días antes del cambio estacional.

La ingesta diaria de manzana (con piel) es considera un potencial de salud debido a la gran cantidad de propiedades que posee y por los beneficios que aporta a nuestro organismo (hidratante, laxante suave, diurética, antioxidante, remineralizante, alcalinizante, reguladora del colesterol y del azúcar, antiácida estomacal…). Así pues, una o dos manzanas al día es un excelente beneficio para nuestra salud.

Cura de Manzanas: La manzana es usada en los régimenes, tanto por su capacidad de saciar, como por el potencial detoxicante y regulador del azúcar, por lo que la debemos tener muy en cuenta en las personas diabéticas. 

La cura de manzanas se realiza durante dos días (por ejemplo sábado y domingo). recomiendo haber estado unos días antes sin consumir alimentos de origen animal, solo verduras y frutas, lo que beneficia considerablemente la cura. Posteriormente, ir introduciendo progresivamente los alimentos de origen animal, empezando por el pescado blanco. Puedes repetir la cura cada 15 días Potencia la acción de la cura de manzanas tomando una infusión depurativa (diente de león, malva y ortiga verde -1 medida de cada-) 3 veces al día.

Beneficios: Gracias a sus múltiples propiedades, tras la cura tu organismo estará más limpio, tu hígado, riñones e intestino grueso se habrán descargado de toxinas y funcionarán mejor. Es también interesante realizar esta cura tras excesos (celebraciones), sensación de empacho, ardores, acidez, azúcar alta o para perder peso.

Nota: puesto que la manzana cuando se come con piel puede producir en algunas personas gases, debido a la eliminación de putrefacción intestinal que produce, es conveniente añadir a la infusión mejorana que ayudará a reducir las flatulencias. También aprovechar la cura para regenerar la flora intestinal (ver revista nº 12, pag. 28 y 29). Si tomas las manzanas sin piel, ten presente que es astringente (en este caso lo contrario que laxante), usándose en episodios de diarrea.

ATENCION: Este artículo en particular y todos los que traten sobre salud en general, se plantean como una información orientada a la autogestión responsable de la salud, no pretendiendo en momento alguno sustituir a un tratamiento médico. En el caso de no tenerlo claro o si su estado de salud se encuentra en fase crónica o ya recibe tratamiento natural o médico, consulte antes con su técnico en salud e infórmese en su herbolario o centro de dietética más próximo.

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)