Los baños de asiento es una forma excelente de higiene y de regularización de la vascularización de la pelvis, por lo que es idónea para tratar infecciones de orina y de genitales femeninos, así como trastornos de la regla (dolor menstrual), afecciones de próstata y hemorroides.

Es una técnica derivativa, esto quiere decir que con el cambio de temperatura que produce el agua en la circulación local, atraerá más sangre y renovará los tejidos inflamados o afectados. La práctica de esta técnica higienista se puede hacer en un barreño, palangana grande o en su defecto en el bidet, no siendo lo más idóneo, ya que lo práctico es sumergirnos una vez sentados hasta el ombligo. Tendremos a mano una toalla pequeña aspera o una esponja semidura, para las fricciones. Importante: hacerlo siempre con el estómago vacío, esperar 3 horas en caso de comer y esperar media hora antes de comer, tras haberlo llevado a cabo. 

En esta ocasión, aplicaremos el baño de asiento al tracto urinario y a la infección de orina de vías bajas. La temperatura del agua es la que va a determinar si vamos a tratar una inflamación o una infección… En las infecciones (en nuestro caso la cistitis), el agua debe estar a unos 36º C, no siendo recomendado en caso de diabetes y si tomas tratamiento médico sumerge solamente caderas y glúteos. Durante el baño, puedes masajear dándo círculos con una toalla en el bajo vientre, alrededor del ombligo o de la zona pélvica, dependiendo de la afección. La duración del baño de asiento será de 10 minutos, todos los días hasta que exista mejoría. Los beneficios del baño de asiento son muchos por el efecto termoregulador, ya sea refrescante por el agua fría (en casos de personas yang o calientes: rojizas) o calentadora por el agua caliente (en casos de personas yin o frioleras: pálidas), regulando el funcionamiento de los órganos internos, aparato digestivo, sistema circulatorio y cardiovascular, genito-urinario, nervioso, metabólico, etc…

En el caso de una inflamación de próstata (descartar otra patología para no encubrirla con un tratamiento sintomático) o de hemorroides, usaríamos agua fresquita y un masaje en la zona del bajo vientre. Esto también puede ayudar en algunos casos de estreñimiento y de insomnio. En cualquiera de estos casos no superar los 5 minutos y en caso de tener un estado de salud delicado, no pasar de 2-3 minutos.

Nota: El comentario de «en la vida hay que mojarse el culo» hace referencia a la implicación que requiere querer hacer o conseguir algo… Hay que comprometerse en lo posible, aún a sabiendas que no es agradable o cómodo hacer determinadas cosas, pero si algo quieres… 

METÁFORA DE LAS INFECCIONES DE ORINA

Ya hemos visto en otras ocasiones que el cuerpo, además de llamar nuestra atención con un padecimiento, nos está intentando avisar de un conflicto o de una experiencia que ha producido un «corto-circuito» en nuestro sistema bio_energético y que a su vez éste ha provocado una falta de energía (relación con los canales de acupuntura o con el movimiento de los chakras), somatizándose finalmente el conflicto a nivel orgánico (psicosomático). El conflicto es el resultado de la incoherencia entre lo que pensamos y sentimos, entre lo que creemos que deberíamos hacer y lo que hacemos o de lo que debería haber pasado (expectativas) pero no ha ocurrido (desengaño -> decepción -> frustración). En esta ocasión veremos el riñón y su relación con las «aguas psico_emocionales». Hay que apaciguar y esclarecer estas «aguas», para lo que usaremos esencias florales de los sistemas Bach, Mediterráneo y Complementarias.

Los problemas de riñón se relacionan con circunstancias y situaciones de pares (pareja, hermanos, hijos…) y que no concuerdan o «coinciden», siendo útil la esencia floral complementaria del Mediterráneo ortiga. En el plano bio_energético vimos en la revista anterior como el miedo afecta a los riñones (me orino de miedo…), y presentamos la esencia floral de Bach mímulo. También el acúmulo de emociones negativas (aún sin cristalizar -> cólico nefrítico-), requieren manzano silvestre. Igualmente, influyen la falta de adaptabilidad que puede provocar afecciones en la vejiga urinaria (nogal), que requiere renovar las «aguas estancadas» (albaricoque). La cistitis aparece cuando hay una sobrecarga emocional que debe ser liberada (manzano silvestre, ajo salvaje, achicoria). Para disolver el posible conflicto por resentimiento serán de ayuda sauceacebo. Quizás «andar sobre las aguas», sea la metáfora que nos indique no identificarnos con las emociones.

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)