Hacer gárgaras, es la forma tradicional de aliviar las afecciones de garganta que cursan con irritación, inflamación y dolor, con «enjuagües». Incluimos en este apartado la ronquera, ya sea por sobreesfuerzo (profesores, vendedores, cantantes) o por contaminación (fumar, aire acondicionado o estar en espacios con poca ventilación o sobrecargados). Las afecciones de garganta habitualmente afectan a faringe, a traquea y en casos de infección a las amígdalas.

Es fundamental, para erradicar las molestias que afectan a la garganta reducir los factores de riesgo: número de cigarrrillos
(mejor dejar de fumar), exposición en ambientes contaminados o con temperaturas extremas (frío, calor -> sequedad), evitar sobreesforzarnos al hablar (hacer reposos practicando el silencio) y sonarnos bien la nariz, para evitar (en caso de moqueo), que este pase desde la nariz a la garganta (no tragarse la mucosidad). Igualmente, evitar tomar bebidas o alimentos fríos.

La práctica del gargarismo alivia la irritación de garganta, reduce los procesos irritativos e inflamatorios, actúa sobre la causa de la infección y fortalece el sistema inmunitario local, reduciendo las posibilidades de que los agentes patógenos pasen a los pulmones, lo que puede evitar afecciones bronquiales.

Preparado: medio vaso será infusión de tomillo y el resto el zumo de medio limón. Después añadiremos 10-20 gotas de propoleo y una cucharilla de miel. Remover con una cucharilla que no sea de metal.

Tomamos un buen «buche», echamos la cabeza hacia atrás y hacemos las gárgaras, la expulsamos y repetimos hasta terminar con el preparado. Evitar tragarse el preparado, siempre expulsarlo, ya que contiene posiblemente agentes responsables de la inflamación y restos del proceso infeccioso (pus, mocos…). Tras terminar el «enjuagë», cepíllate los dientes para evitar que el zumo de limón afecte al esmalte del diente. Se debe hacer, como mínimo dos veces al día, principalmente al levantarnos y antes de dormir. Puedes usar a lo largo del día con un spray bucal para tratar tus afecciones de garganta. 

Psicosomática: ¿Qué quieres decir que no dices? ¿Qué has dicho que no querías decir?

ATENCION: Este artículo en particular y todos los que traten sobre salud en general, se plantean como una información orientada a la autogestión responsable de la salud, no pretendiendo en momento alguno sustituir a un tratamiento médico. En el caso de no tenerlo claro o si su estado de salud se encuentra en fase crónica o ya recibe tratamiento natural o médico, consulte antes con su técnico en salud e infórmese en su herbolario o centro de dietética más próximo.

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)