La principal función del orgonite es transformar protones, energías densas, iones de carga positiva en general, en electrones e iones de carga negativa, que son las beneficiosas para nuestra salud y la de nuestro hogar.

Podríamos decir que el orgonite es un conversor de energías dañinas (iones de polaridad positiva) en energías sanas (iones de polaridad negativa). Para comprender mejor esto, pondré el ejemplo de la sensación que podemos experimentar antes de una tormenta, cierta presión, zumbidos, molestias o dolor corporal, irritabilidad, incluso calor, esto es lo que manifiesta nuestro organismo ante un exceso de iones positivos, previos a la tormenta y a la descarga de agua y/o electricidad, que hace que nos sintamos como sobrecargad@s.

Tras la lluvia, los truenos y relámpagos, etc, los iones positivos se repolarizan convirtiéndose en iones negativos, entonces sentimos bienestar, frescor, y esa sensación de «agobio» que sentíamos antes de la tormenta desaparece, experimentando algo totalmente opuesto (en la mayoría de los casos). Con el uso adecuado de orgonites podemos producir este mismo efecto de invertir la polaridad de diferentes tipos de energías de polaridad positiva (que son las que nos sientan mal), resultantes de la emisión de campos electromagnéticos y demás frecuencias originadas por televisores, móviles, ordenadores, tablets, aparatos WiFi, routers, teléfonos inalámbricos, microondas, antenas de telefonía, aguas residuales, cañerías (gases nocivos), energía telúrica (geopatías: redes de Hartmann, Curry…), convirtiendo lo que nos sobrecarga en lo que nos beneficia, y sin interrupciones, durante 24 horas al día. 

Esto es posible gracias a los componentes del orgonite (cuarzo, conductores, resinaviruta de metales), transforman la polaridad de las energías insanas, en energías sanas. Este descubrimiento se lo debemos a Wihelm Reichmédico, psiquiatra, psicoanalista, investigador e inventor, que desarrollo el estudio e investigación de la energía que el bautizó como Orgóny que los acupuntores conocemos como Qi, Ki, Chi y que en la filosofía de sanación Hindú (Ayurveda) llaman Prana.

Componentes

Los diferentes componentes cumplen funciones específicas. 

Cuarzo:

La pieza de cuarzo es la responsable de transformar la polaridad de positiva (insana) a negativa (sana). Se pueden usar otros cristales y gemas haciendo combinaciones específicas, e incluso personalizadas. 

Conductores:

Se usan dos tipos de elementos conductores, uno es un hilo grueso de cobre en forma de espiral, que actúa desplazando los iones positivos hacia el cuarzo para que este realice la transformación. El otro tipo de conductor son virutas de restos de metales (por ejemplo virutas de aluminio), que ayudan en la atracción y almacenamiento de los iones positivos y demás energías perversas (llamadas así en acupuntura y Feng Shui), para ser posteriormente transformadas.

Resina:

Es la que compacta e integra todos los elementos, y que dependiendo de la forma (semiesferas, pirámides, etc…), potencia la función de transformación, como es el caso de las pirámides. 

Efectos que produce

Las orgonitas, cuando son correctamente utilizadas nos permiten experimentar algo parecido a lo que sentimos en los espacios naturales (playa, sierra, bosques…), donde hay gran cantidad de iones de polaridad negativa (benéficos), así pues lo podemos relacionar con bienestar, serenidad, relajación… Todo lo contrario de lo que experimentamos en la ciudad (aunque no nos demos cuenta por estar habituados), donde abundan los iones de carga positiva (insanos). Las consecuencias, además del
bienestar en nuestro entorno por la reducción de influencias nocivas de tipo electromagnéticos, va a beneficiar nuestra salud y nuestra agua interior, también favorece el sueño profundo… Además purifica el agua embotellada, ayuda en el crecimiento de las plantas, repele insectos y demás formas de parásitos…

Cómo utilizar los orgonites

Lo más habitual es colocar estratégicamente piezas de orgonite en lugares donde se encuentren aparatos o fuentes que emiten frecuencias densas de polaridad positiva (aparatos descritos), tanto en nuestro hogar, como en el lugar donde trabajemos.

También podemos llevarlo como un colgante, un llavero o en un bolsillo, y siempre es idóneo tener un orgonite cuando hablamos por el móvil o el teléfono inhalámbrico. 

Debido a que el flujo de captación y transformación de energías es de abajo hacia arriba, los orgonites son más efectivos cuando se colocan en el suelo o a media altura (mesa). En el caso de las pirámides, se potencia su acción cuando una cara plana (no el vértice) está orientado al norte.

Donde colocar orgonites

Empezaremos porlas fuentes de emisión de campos electromagnéticos, tales como televisor (1) -neutraliza la electricidad estática-, delante de la pantalla del ordenador, teléfono inalámbrico, router (1), emisor WiFi (1), electrodomésticos (2) -frigorífico, microondas, despertadores digitales conectados a red (3)… también es conveniente colocar una pirámide de orgonite en la zona de cuarto de baño, por lo de las agua residuales, desagües (4).

Debido a que el campo de acción del orgonite depende del tamaño y de la calidad de los componentes, con varias pirámides de 10-13 cm (cada una genera un campo de unos 2-3 mts), podemos crear una red de orgonites (5) que cubran toda el área de la vivienda, asegurando la protección y limpieza electromagnética de ésta.

En el caso de utilizar orgonites en el espacio de trabajo, se seguirá el mismo criterio que en la vivienda, en este caso próximos al ordenador, router, móvil… Igualmente, se puede crear una red de orgonites que cubra principalmente la mesa de trabajo (dos orgonites en los extremos de la mesa), ya que es el espacio donde más tiempo pasamos en la jornada laboral.

Mantenimiento:

Es conveniente sumergir los orgonites en agua y dejarlas cerca de alguna planta (romero, cactus candelabro…) durante una hora, esto ayuda a evitar que se saturen, sobretodo cuando están siendo usados en lugares donde hay mucha sobrecarga electromagnética.

También es de mucha utilidad rociar los orgonites con spray áureo (de Esencias Florales del Mediterráneo), al facilitar la eliminación de sobrecarga por saturación; también se puede rociar el spray en lugares donde se use mucho aparataje que emita electromagnetismo o que sintamos que hay saturación (recuerda: los mismos signos que antes de una tormenta).

Otros usos del orgonite: 

En las habitaciones de enfermos crónicos, colocar una pirámide en cada esquina y otra debajo de la cama del enfermo. 

Esta misma idea se puede aplicar en la habitación donde se practique meditación o se lleven a cabo trabajos de tipo bio_energético (acupuntura, shiatsu, kinesiología, péndulo, par magnético, reflexología, quiromasaje, osteopatía…).

Para terminar, colocar un orgonite próximo al chakra-1, mientras meditamos es otra forma de aplicación de este regalo que nos ha legado el genio Wihelm Reich. Sobre orgonites y chakras, también hablaremos más adelante, así como su uso como colgantes, llaveros…

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)