Es una de las 13 Piedras de Poder. Estrechamente relacionada con la Conciencia, tiene resonancias por los chakras 6 y 7. 

El color violeta, tiene una longitud de onda comprendida entre 380 y 420 nm, encontrándose entre el azul y el púrpura. Este color se considera frío, debido a que predomina el azul. Su acción reductora de la inflamación y del dolor se debe al color, aunque también debemos tener en cuenta su resonancia con el vórtice o chakra 7, relacionado con la Conciencia (de Ser), y que las «enfermedades» se originan a partir del distanciamiento y negación del Ser, que es sustituido por el «personaje» (personalidad). A mayor es la intensidad del color violeta, mayores son sus propiedades.

También debemos considerar su composición química: hierro (Fe), aluminio, calcio, boro, magnesio y fósforo, los cuatro últimos iones son fundamentales para la estructura ósea y regular los procesos inflamatorios e inmunológicos. 

Pertenece a la familia de los cuarzos, y al igual que estos, tiene propiedades piezo y piroeléctricas.

Es un cristal extraordinariamente poderoso y protector (ataques psíquicos). Tiene la bondad de incrementar nuestra vibración espiritual y los niveles elevados de conciencia, aportando profundidad en la práctica meditativa (contemplación), además de potenciar las capacidades psíquicas e intuitivas. Es un cristal transmutador por excelencia. 

Bio_energética: Es un potente armonizador. Bloquea las tensiones geopáticas y las energías negativas, armonizando los ambientes sobrecargados. Estimula los chakras 6 y 7.

Equilibra los cuerpos físico, emocional y mental, vinculándolos con el espiritual. Limpia el aura y transmuta las energías negativas. Ayuda en el tratamiento de miasmas (energías perversas). 

Psico_Emocional: Equilibra los hemisferios cerebrales. Tiene una excelente acción tranquilizante. Ayuda a superar adicciones y bloqueos de todo tipo. Potencia la memoria y mejora la motivación. Facilita los trabajos de visualización. 

Es eficaz en los desequilibrios psicoemocionales (ira, furia, miedo, ansiedad, tristeza, pena), así como en desequilibrios mentales (paranoia, esquizofrenia). 

Ayuda en la sanación de shock psicoemocionales, traumas y miedos, por lo que es idóneo en las técnicas de regresión. 

También es útil en situaciones de estrés, ansiedad, insomnio… Ayudando a reconciliar el sueño si colocamos un cristal redondeado.

Sanación: Potencia la regulación hormonal, reequilibrando el sistema endocrino y el metabolismo, así como el sistema inmunitario. 

Ayuda a que los órganos de limpieza y depuración (emuntorios) drenen y depuren nuestro organismo, por lo que es un excelente limpiador de la sangre.

Alivia el dolor y reduce las tensiones físicas, emocionales y psíquicas. Reduce los dolores de cabeza, las inflamaciones y los desordenes auditivos. 

Es beneficioso para las afecciones respiratorias, los problemas de la piel e intestinales (regula la flora y elimina parásitos), armonizando los trastornos digestivos.

Tras afecciones graves, intervenciones quirúrgicas, colabora en la recuperación de la vitalidad.

Otras propiedades: El violeta que desprende le aporta una gran capacidad limpiadora y transmutadora. Promueve al Amor, el desinterés y la sabiduría espiritual. 

Es de ayuda para las personas en el tránsito de muerte, junto con la esencia floral Victoria Regia.

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)