¿Qué hacer cuando nos enfriamos-resfriamos?

Los acupuntores, a diferencia de los naturópatas, cuando usamos plantas tradicionales no tenemos tanto en cuenta los principios activos (alcaloides, musilagos, saponinas…) como su temperatura fría (yin), caliente (yang), templada (poco caliente o tibia), neutra; su sabor (picante, dulce, amargo, salado, acido…); su movimiento ascendente o descendente; de acción superficial o p5rofunda; siguiendo la tradición del Taoísmo y los 5 Elementos. Esto, unido a la elección y aplicación de las plantas según el padecimiento en curso: sea caliente (agudo) o frío (crónico), la estación del año en la que nos encontramos (fría, calurosa, seca, húmeda), nos da mucho juego para afinar con más posibilidades en el tratamiento que direcciona la energía hacia el origen y causa de la afección. Los síntomas nos guían y nos señalan la naturaleza del padecimiento (superficial, profundo, frío, caliente, estasis, insuficiencia…). El estado del paciente lo obtenemos mediante la observación del rostro (pálido, rojizo, seco, húmedo…), de la capa que flota en la superficie de la lengua (saburra: blanca, amarillenta, versosa…), así como del estado de ésta (seca, exceso de saliva, agrietada, con llagas…) y de palpar los pulsos radiales (en ambas manos) y los distales. Así, un pulso lento y profundo, palidez y lengua con saburra blanca, indican un proceso frío. Si la persona está más cansada de lo habitual, tiene escalofríos, mal cuerpo, dolor corporal, nos está indicando que está enfriándose. ¿Qué hacer?

El primer paso es alcalinizar la sangre con una cucharada de bicarbonato diluido en agua mineral, esto ayudará al subir el pH incapacitando a bacterias, virus, hongos y demás agentes patógenos a desarrollarse. El segundo paso es estabilizar la temperatura del organismo con una infusión calentadora, que ayude a subir la energía de defensa o Wei Qi, y a calentar el cuerpo, subiendo la energía yang o calentadora.

Preparemos la tisana:

01. Ponemos medio litro de agua a hervir, cuando rompa el hervor añadimos las especias y las dejamos hervir a fuego lento durante 20 minutos. Durante este tiempo nos podemos dar una ducha caliente, secándonos con frotes intensos en la piel, desde la cabeza a los pies..

02. Cinco minutos antes de apagar el fuego, añadimos las plantas.

03. Las dejamos reposar 2 minutos, colamos la mezcla y la endulzamos con miel de eucalipto o tomillo. 

Esta tisana, aprovecha las propiedades de la tila, que potencia el sistema inmunológico (wei qi), ayuda a sudar, estimulando la energía de superficie; el tomillo que ayuda también a subir las defensas, y aunque es de naturaleza tibia, al unirse con las especias se compensa la intensidad del calor. El romero actúa como adaptógeno, su sabor amargo y su naturaleza tibia, calienta el cuerpo y tonifica la sangre, además aprovechamos su potencial antiséptico, que unido al del tomillo aseguran la involución de agentes patógenos. 

El jengibre, de sabor picante, aporta junto a las demás especias calor; la canela da un toque dulce, pero también cálido que fusiona su aroma con las demás especias: clavo, cardamomo y pimienta, todas estimulantes del calor interno. 

Evita las corrientes y la exposición prolongada en ambientes frios. Toma durante una semana tintura de propóleo, 10 gotas 3 veces al día, diluida en una infusión, para mantenerte caliente y fuerte.

ATENCION: Este artículo en particular y todos los que traten sobre salud en general, se plantean como una información orientada a la autogestión responsable de la salud, no pretendiendo en ningún momento sustituir a un tratamiento médico o natural. Si no lo tiene claro o su estado de salud se encuentra en fase crónica o ya recibe tratamiento natural o médico, consulte antes con su terapeuta e infórmese en su herbolario o centro de dietética más próximo.

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)