Durante las prácticas de Kung Fu, se presentó de la nada el maestro Hua Tuo ante Gri Yao…

Tras el saludo como muestra de respeto mutuo, Gri Yao le habla: Maestro, gracias por tu presencia, ¿Cómo tratar el daño de otro?

(1) Evitándolo, quitándote de la línea de ataque, poniendo distancia; (2) parando el golpe cuando ha sido ineficaz la evitación y la distancia; (3) absorbiendo el impacto si te ha tocado… Tres acciones adecuadas según el caso…

Pero ¿si pongo la distancia suficiente, las dos posibilidades posteriores son innecesarias?

Evidentemente estimado Gri Yao, pero esto es más profundo que «evitar», el distanciamiento en muchas ocasiones empieza por dejar de tomarte las cosas como algo personal, desidentificarte del acontecimiento, así no le das poder a las palabras o reacciones del otro.

Una vez desidentificado no te implicas desde el dolor que el otro te quiera infringir, así le quitas importancia tanto a lo que el otro pretenda hacerte, como a tu propia importancia personal. Quita a tu personaje de en medio, así eres permeable y todo te atraviesa sin llegar a tocarte. Esto es el máximo fluir.

Es verdad, esto es más profundo de lo que creía.

Por otro lado, saber defenderte es necesario, ya que a veces, no estamos lo suficientemente atentos y se nos «cuela» algo inesperado. Entonces, hay que saber parar el golpe y responder de forma adecuada, sin ira, sin reacción o implicación…

¿Que quieres decir de forma adecuada?

Templado, centrado, aceptando que te has identificado con algo y que ese algo ha pasado inadvertido a tu atención. A atravesado tu campo de energía y has de desviarlo.

Maestro, cuando ni la evitación ni el bloqueo son eficaces…

Entonces vas a recibir un golpe… Aun en este momento, puedes distanciarte, separarte del agresor, incluso desviar el impacto, reduciendo así el daño que te pueda producir. Si has recibido un golpe, debes aceptar el impacto correspondiente a tu identificación, saber encajar el golpe, sin ofrecer resistencia alguna. Si te das cuenta, en las tres formas hay diferentes niveles de aceptación, y de respuesta, esto está muy relacionado con lo que enseño de los 5 Animales, el quitarte de en medio del mono, la determinación del tigre, el impulso de la serpiente, la contundencia del oso, la suavidad de la grulla…

Cada animal tiene su momento, pero siempre hay que tener un desapego de los resultados y una plena aceptación.

Gracias maestro Hua Tou.

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)