Se acerco Gri Yao al maestro Yavhetu y antes de que hablase le pregunto Yavhetu

¿Gri Yao, que quieres?

¿Maestro dormías?

Ya sabes que un maestro nunca duerme. Puesto que nuestra función es ayudar a despertar a los demás, sería contradictorio que estuviese dormido… ¿Qué se te ofrece?, preguntó sin inmutarse, manteniendo su forma contemplativa.

¿Que es la felicidad?

La ausencia de deseo, no desear nada, no querer poseer nada. Solo así puedes usar la vida y evitar que la vida te use.

¿Quién desea?

Tu ego, tu personaje, eso con lo que te identificas y crees ser. Eso necesita cosas, siempre busca la satisfacción inmediata,
y habitualmente a toda costa, sin pensar en los demás, sin tener en cuenta las consecuencias…

En realidad es el deseo, el ansia por poseer, incluso cosas innecesarias, lo que perturba la quietud y la atención, desconectando a la mente de la Conciencia y entonces nace el apego y con éste siempre va parejo el sufrimiento.

¿Entonces para dejar de sufrir hay que desapegarse y entonces experimentamos la felicidad?

Querido Gri Yao, la felicidad no existe, lo que tu consideras falsamente felicidad es simplemente la ausencia del deseo, el no inmutarte ante ninguna impresión, el no identificarte, el no implicarte.

Igual que cuando contemplamos dejamos pasar los pensamientos, con la práctica vas aprendiendo a dejar pasar los deseos, a soltar los apegos, a confiar en el Tao y esto es lo que se conoce como Providencia o Estar en el Estado de Gracia (Baraka). La cuestión es cerrar la puerta-querer para abrir la puerta- AMAR.

Ahora, vete a meditar sobre esta conversación que hemos tenido y cuando la integres, suéltala también, porque todo lo que se retiene se invalida, y lo que se asimila y se deja queda, permanece y sin, embargo cabalga en los vientos de la trama sin hilos… El desapego genera un vacío, entonces es cuando te puedes llenar del Aliento. Solo sin nada puedes acceder al Todo.

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)