imagen1Para darnos cuenta de como funcionamos y de nuestros mecanismos de defensa o egoicos, considero fundamental comprender el Ciclo de las Necesidades. 

Nuestro cuerpo es sabio, sabe sobradamente lo que necesita y encuentra la forma de obtenerlo. 

Esta capacidad para reconocer la necesidad y satisfacerla, está relacionada con el instinto somático (según los Higienistas -Karmelo Bizkarra) o con la autorregulación organísmica (según la Gestalt -Kurt Goldstein, Ludwig von Bertalanffy, Jean Piaget, Carl Rogers, Abraham Maslow, Fritz Perls…). Veamos como funciona. 

Ciclo de las Necesidades:

En el gráfico de la siguiente página, está el ciclo de las necesidades (y experiencias), donde podemos observar en seis fases, que engloban desde como aparece una necesidad, hasta que ésta queda satisfecha. Este satisfacer una necesidad se llama concluir o cerrar una Gestalt.

(1) De la ausencia o «del fondo», surge en nosotros una figura, una necesidad, es una sensación, una cierta tensión… Por ejemplo: boca seca…

(2) Poco a poco se va conformando la figura y vamos tomando consciencia (focalización) de que hay algo que necesitamos. Hay diferentes alternativas o posibilidades… Por ejemplo: tengo sed o ganas de beber…

(3) Al poner la atención sobre la necesidad que aparece la vamos definiendo, lo que nos permite elegir lo que queremos/necesitamos. Por ejemplo: beber agua…

(4) Una vez que sabemos lo que queremos, centramos la energía (voluntad) hacia el objeto de la necesidad, poniéndonos en marcha hacia ello. Por ejemplo: nos dirigimos hacia la cocina a beber agua…

(5) En esta fase el que necesita y lo necesitado se encuentran, entran en contacto y se produce un intercambio. Por ejemplo: beber un vaso de agua mineral…

(6) Una vez cubierta la necesidad (sed), se concluye el ciclo de las necesidades, sintiéndonos satisfechos y como consecuencia relajados. La necesidad una vez satisfecha, desaparece (vuelve al fondo), y pasamos del contacto al estado de reposo, hasta que vuelva a surgir otra necesidad.

imagen2Hasta aquí, todo está bien, surge una necesidad y la satisfacemos completando el ciclo. Ya lo llamemos instinto somático o autorregulación organísmica, así nuestro cerebro reptil nos ayuda a sobrevivir movilizando un complejo sistema en el que confluyen diferentes pasos orientados a las necesidades básicas: comer, beber, reproducirnos… y desde el cerebro mamífero (sistema límbico), la forma de relacionarnos con el medio para obtener aquello que necesitamos, quedarnos satisfechos y retirarnos del medio en el que hemos obtenido la satisfacción.

Esta retirada se entiende como una forma de desconectar del objeto de satisfacción (soltarlo o desposeerlo) para quedar disponibles hasta que surja otra necesidad. Esto es lo que en Gestalt se conoce como el flujo entre el contacto y la retirada.

En el Ciclo de las Necesidades podemos observar un movimiento desde nuestro interior (la necesidad) hacia el exterior (la satisfacción) en seis pasos:

(1) Sensación ¿qué siento?
(2) Darse cuenta ¿qué necesito? (awareness)
(3) Energetización ¿cómo lo consigo?
(4) Acción ¿cómo lo hago?
(5) Contacto ¿estoy satisfech@?
(6) Satisfacción

Es importante darnos cuenta del movimiento,de la forma en la que nos movemos desde la necesidad hacia la satisfacción,
y de como hay un contacto con aquello que necesitamos, de como éste una vez que nos satisface, desaparece temporal o definitivamente, dando lugar a nuestra retirada del contacto, de la necesidad ya satisfecha, lo que permite estar disponibles cuando aparezca otra necesidad lo que nos lleva a repetir de nuevo el mismo ciclo.

El estar y sentirnos satisfechos, forma parte de nuestro bienestar. Ocurre que muchas veces no sabemos que es lo que necesitamos o reprimimos el objeto del deseo, incluso llegamos a deformarlo (por ejemplo necesitamos sexo-cariño y lo sustituimos por comer), incluso podemos llegar a anular la necesidad (reprimirla), bloquear el impulso o evitar el contacto.

imagen3Fritz Perls descubre que en nosotros, igual que hay un impulso hacia la necesidad, también existe la polaridad de reprimir, deformar, desviar o anular dicho impulso, denominando a estas fuerzas que bloquean la posibilidad de quedar satisfech@s
como mecanismos de defensa.

Mecanismos de Defensa:

Un niño que necesita calcio se come la cal de la pared, su sistema de autorregulación organísmico o instinto somático es libre, desinhibido y cubre su necesidad tal cual, sin dudarlo, hace lo que siente que tiene que hacer para cubrir su necesidad, sin saber que la cal tiene parte del calcio que necesita. 

Estas interrupciones en el adolescente y en adulto puede cambiar por diferentes motivos, que abarcan desde lo que hemos experimentados en la infancia, el modelo a seguir (o evitar) en nuestros progenitores, hasta la educación que hemos recibido. Perls descubrió una serie de perturbaciones que afectan tanto al darse cuenta, como al contacto, resistencias que interrumpen el flujo de la satisfacción, y que J. Zinker denomina mecanismos neuróticos y Perls mecanismos de defensa, pues en realidad lo que estamos evitando es una experiencia que consideramos dolorosa (John Bradshaw).

Estos mecanismos que en realidad nos han ayudado a sobrevivir nos llevan a cuestionarnos ¿Cómo nos interrumpimos? ¿Es necesario seguir usando estas evitaciones? Lo veremos en el siguiente artículo.

imagen4

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)