El Sol (Inti), al igual que la Tierra (Pacha- mama) y todo nuestro sistema solar, se encuentran en un proceso de crisis-cambio, un cambio que se ve reflejado en nuestro planeta y manifestado a diferentes niveles (político, religioso, social, familiar, personal…). En estos tiempos de cambio, la adaptación se impone, en este caso a la radiación solar.

imagen1Radiación solar: El Sol emite radiación de tipo electromagnético con diferentes longitudes de onda, siendo el ozono un delgado escudo de gas que rodea la Tierra y absorbe gran parte de la radiación ultravioleta (RUV), absorbiendo y reflejando estas radiaciones, llegando actualmente hasta nuestro planeta más del 50-60% de las radiaciones que emite el Sol. Hay diferentes tipos de radiación solar, la luz visible (que permite ver los colores), la radiación infrarroja (que produce la sensación térmica o calor) y la radiación ultravioleta (RUV).

En determinados índices (8-10) es altamente dañina para nosotros (sobretodo para nuestra piel) y para determinados ecosistemas, que por la evaporación del agua se secan afectando a la flora y fauna. Igualmente debemos considerar el alto riesgo de incendios.

Radiación UltraVioleta: es un tipo de radiación que se ubica entre los intervalos de 100 a 400 nanómetros (nm) de longitud de onda y se divide en tres tipos:indices radiacion solar

Cuando estas radiaciones llegan a nuestra atmósfera, el ozono, el vapor de agua, el oxígeno y el dióxido de carbono, abosorben toda la UVC,un 90%de la UVB y solo un 5% de la UVA, siendo esta última a la que estamos más expuestos.

La radiación UVB es de alta energía, no atraviesa el vidrio, concentrándose en las ho- ras del medio día llegando a aumentar 150 ve- ces. Es más intensa en primavera y verano y en las cercanías al Ecuador. Por cada 1.000 metros de altitud, aumenta entre 10-12%. Afecta a la epidermis (capa más externa-portectora- de la piel), siendo el factor de riesgo más im- portante en el desarrollo del cáncer de piel.

La radiación UVA es 1.000 veces me- nos potente que la UVB y atraviesa el vidrio. Se mantiene constante desde que el Sol sale hasta que se pone, aumentando al medio día 4 veces en las horas extremas del día. Afecta a la dermis, alterando el ADN y potenciando el cáncer de piel.

radiacion ultravioleta

Indice de Radiación Ultravioleta: El IUV es una forma de expresar el riesgo de exposición a la radiación solar, a la que estamos sometidos a lo largo del día, con valores entre 1 y 15 (ver cuadro de la pág. anterior)., indicando la intensidad de la misma. A mayor es el valor más necesidad de protección es necesaria, aunque tendremos en cuenta el tipo de piel, que a más clara, más protección requerirá para evitar lesiones en la piel.

Debido al incremento progresivo de los índices de radiación tendremos presente el horario, ya que a primera hora de la mañana el índice es menor y poco perjudicial y a partir de las 11:00, hasta las 19:00 la intensidad de la radiación se hace peligrosa. El tiempo de exposición también es importante (ver cuadro de la pág. anterior), acortándose cuando más intensidad hay. La protección (gafa, sombrero, sombrilla, camisa, cremas…), se hace cada vez más necesaria para evitar los daños que estás radiaciones producen en nuestra piel.

Riesgos asociados a la piel: la piel, cumpliendo con su función de protección, puede sufrir diferentes tipos de lesiones, que van desde la quemadura hasta el cáncer, según la exposición al Sol, teniéndose en cuenta la hora en la que nos exponemos y el tiempo (también la altitud). La falta de protección puede dar lugar a:

Corto plazo: quemadura solar, insolación, fotoquertitis (inflamación de la cornea y del iris), fotoconjuntivitis, alteraciones térmicas (febrícula) e inmunológicas.

Medio plazo: envejecimiento prematuro de la piel (pérdida de colágeno: arrugas, manchas), eritema (enrojecimiento o quemadura solar), queratitis (quemadura dela cornea) y alteraciones del sistema inmunológico.

Largo plazo: fotoenvejecimiento (sequedad de piel, arrugas prematuras, manchas café), cataratas y cáncer de piel y ocular.

manchas piel

Es importante observar nuestra piel para ver el estado de esta y la presencia de lunares, manchas, etc… En el rostro nariz, labios, orejas (también detrás de estas), cuero cabelludo (pasar un peine con cuidado para sentir cambios en la cabeza), extremidades superiores, manos y dedos, axilas, cuello, mamas y debajo de estas, nuca y espalda (usar un espejo), espalda, glúteos, extremidades inferiores, dedos, entre los dedos, planta de los pies… En caso de localizar alguna mancha sospechosa, acudir inmediatamente al dermatólogo.

CONSEJOS:

A parte de lo propuesto en la pág, 27 sobre los antioxidantes, de gran ayuda inmunológica, anticancerígena y regeneradora de la piel, vamos a ofrecerte algunos consejos de sentido común, que te ayuden a protegerte de la radiación solar. Estos consejos ayudarán a minimizar el riesgo al cáncer de piel.

* El máximo en el índice de radiación se produce entre las 12:00 y las 18:00, en esa franja horaria evite la exposición y póngase a la sombra.

* Aplicar protección solar en base al tipo de piel (las pieles claras necesitan más factor de pro- tección que las morenas). Use un protector míni- mo de factor 30 y aplíqueselo cada 2 horas.

* Usar camiseta y gorra o sombrero, sombrilla y gafas especiales para la radiación solar…

* El enrojecimiento indica que su piel se ha quemado, si aparecen ampollas ha sufrido una quemadura grave. Evite exponerse más.

* Hidrátese, beba suficiente agua mineral, limonada, té verde, zumos, frutas…

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)