imagen1El uso de instrumentos propuestos en los talleres de Sintonía Interior (tambores, maracas,cuencos tibetanos, cuencos de cuarzo, diapasones, crótalos, palos de agua, didgeridoo, vocalización, armónicos…) no requieren de formación en música, pues lo que se propone es provocar sonidos o vibraciones que nos ayuden al reajuste vibracional, para facilitar la conexión con nuestro interior.

La Sintonía Interior nos permite convertirnos en un instrumento afinado, sensible (se potencia el sentir, la intuición),relajado y a la vez despierto y atento. Este estado de centramiento se obtiene a través de estar abierto a las emisiones del instrumento que usemos, permitiendo que las diferentes frecuencias vayan «encajándonos»… Es un proceso simultáneo
entre el que toca el instrumento y a la vez deja que lo que emite el instrumento le toque, es un compartir, un afinarse, un dejarse llevar.

La clave de Sintonía Interior radica en escucharse, sentir que frecuencia necesitamos y usar el instrumento adecuado para ello. El ir sabiendo que es cada cosa que sentimos y cuando usar el instrumento correspondiente, forma parte de un proceso de autoconocimiento, basado en el sentir y en el «intento», entendiendo intento como la fuerza que moviliza el
acto y a la vez unifica lo que es tocado, lo que este emite y lo que recibimos del proceso… La Creación es un acto que surge del intento universal (OMMMM).

Es importante considerar el predominio de influencia vibracional en los diferentes centros que nos constituyen…Cada un@ va encontrando lo que necesita en base al desarrollo de su sensibilidad y a la vez, esta sensibilidad surge de la Sintonía
Interior. Así que, empieza a practicar, a sentir, a sentirte y a experimentar las diferentes formas de ir encontrando tu «punto» contigo y en tí.

imagen2

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)