No puedes cambiar a tu pareja, ni a tus hijos, ni a tus familiares, o vecinos… Mucho menos puedes cambiar a los políticos, a los religiosos, a los fanáticos que matan en nombre de dios, o a los neoliberales que matan en nombre de la democracia o a las multinacionales que matan en nombre de la economía.

Nadie puede cambiar a nadie, aún así, somos fácilmente influenciables. Hay que reconocer las diferentes formas en las que se nos condiciona inconscientemente.

01. Tu eres el cambio: Es imposible producir un cambio real fuera de nosotros, solo es posible llevarlo a cabo en nosotros.
En esto consiste uno de los pilares más importantes del Trabajo de Alquimia Interior. Por un lado, dejar de gastar inútilmente energía en pretender cambiar a los demás, en invertir en el exterior, en las imágenes, en los reflejos, en las proyecciones, en el exterior.

Esa energía que ahorramos se invierte en realizar cambios en nosotros, y esas transformaciones internas si que va a producir un cambio en el exterior. Con respecto a esto, aclarar que el cambio interior produce una alteración en el exterior porque todo lo que ocurre en el exterior es un reflejo de nuestro estado interior. Al igual que no podemos cambiar un reflejo o una imagen, si podemos transformar lo que se proyecta.

Gandhi lo expresaba así: «Se tu el cambio que quieres ver en el mundo».

02. Saber que hay que cambiar: Cualquier orientación del Trabajo siempre parte del esquema fundamental: Parar -> Observar -> Reconocer y Aceptar, o si quieres Parar -> Templar y Mandar.

imagen1Los dos primeros pasos, te permiten acceder al auto-conocimiento y por ende, reconocer que es lo que hay que cambiar. Sin estos pasos previos, al desconocer lo que se debe transformar, no se puede realizar un cambio consciente. Todo cambio debe ser consciente,puesto que por un lado estamos habitualmente en estado de inconsciencia y por otro, se nos condiciona de forma inconsciente. Esto nos lleva al asunto más importante del Trabajo de Transformación Interna: la Atención.

La Atención es el medio de fijar nuestra consciencia en algo, sea un objeto externo o interno, ya pertenezca a lo concreto o a lo abstracto. Cuando dirigimos la Atención a nosotros mismos entramos en un proceso de auto-observación, empezando a reconocer al «personaje» con el que nos identificamos y creemos ser. Este primer paso en el camino del autoconocimiento nos permite la desidentificación con el personaje, y a la vez, el empezar a «darnos cuenta» de como funcionamos, del automatismo con el que vivimos el como repetimos «jugadas» y hábitos que reafirman cada día al «personaje» que sustituye a nuestro Ser.

03. Romper la cadena de los hábitos:

Gurdjieff decía que «Sin el conocimiento de sí mismo, sin comprender el funcionamiento y las funciones de la máquina (el cuerpo humano o máquina biológica), el hombre no puede ser libre, no
se puede gobernar a sí mismo y siempre seguirá siendo un esclavo».

Te sugiero un trabajo práctico, para empezar a poner en práctica todo esto que comparto contigo. Partiendo de la auto-observación durante una semana, confecciona una lista de las rutinas y hábitos que tienes al cabo del día. Posteriormente,
aquellas rutinas que no tengan sentido o te desgasten a nivel físico, mental y/o energético van a requerir ser sustituidas por hábitos conscientes y digamos, más saludables. Por ejemplo, puedes empezar por la dieta y la forma de comer, pasarte a una dieta más saludable, estacional, disociada, según tu grupo sanguíneo; así como comer más consciente (sabor, colores, texturas, olores…), de forma más lenta, ensalivando bien la comida… También encuentra aquellas rutinas en las que pierdes mucho tiempo y energía, por ejemplo la televisión, internet, redes sociales, usando ese tiempo para meditar, practicar Yoga, Qi Gong…

La herramienta más potente para realizar los cambios propuestos, sean externos (hábitos) o profundos (creencias, condicionamientos, programación,implantes…), es la contemplación o meditación, sea Transcendental, Vipassana, Zen,
da igual, encuentra una que te resulte «practicable» y conviértela en una «rutina consciente».

imagen2El trabajo sobre nosotros, nos conduce a  un estado de lucha, no contra el sistema o contra nosotros mismos, no, la lucha inicialmente es por desinstalar el «automatismo», y a la vez, el estar el mayor tiempo posible atentos, acechando implacablemente al «personaje», restándole recursos y cambiando los hábitos inconscientes por una forma de vida estratégica (ver artículos anteriores -revistas 11 y 12-). Con respecto a esto,

Gurdjieff apuntaba: «Sin lucha, no hay progreso y no hay resultado. Cada fracción del hábito produce un cambio en la máquina».En esto radica la fuerza del cambio consciente.

04. Decapar: Cada cambio, va desmontando al «personaje», vamos haciendo el trabajo del escultor, de ir quitando lo que sobra, permitiendo que se manifieste lo que está en el interior. Las capas que vamos retirando son mecanismos de
defensa, corazas, pasiones, comportamientos, hábitos, dependencias, que oprimen al Ser que se ha reencarnado para experimentar la Humanidad.

Sobre la técnica del escultor puedes obtener más información en la revista nº 6. El resultado de la transformación del personaje (ver revistas 7, 8 y 9), es un mayor nivel de conciencia, una importante reducción de la hipnosis y un empezar a caminar hacia el Ser.

05. No eres inmortal: De momento, habitas un cuerpo que tiene fecha de caducidad, y puede morir en cualquier momento. Lejos de pretender provocarte una crisis de ansiedad, me gustaría que tomes consciencia de ello y no te «duermas en los laureles» (ver revista nº 11). Una tendencia del ser humano inconsciente es que tiende a posponer, porque cree que le va a dar tiempo de empezar en cualquier momento su trabajo interior o simplemente cambiar un hábito insano por otro sano.

Este posponer es una «trampa» que surge de la comodidad y de la inconsciencia.

«Uno de los mejores medios para despertar el deseo de trabajar sobre sí mismo es darse cuenta que Usted puede morir en cualquier momento». Gurdjieff

En nuestro día a día, la rutina nos mantiene adormecidos, hipnotizados, esperando un cambio mientras seguimos haciendo siempre lo mismo.

Albert Einstein decía: «Si buscas resultados distintos, deja de hacer siempre lo mismo.».

Hay que encontrar la forma de romper la continuidad de la rutina, hacer algo diferente que desestructure el hábito.
La rutina mantiene el «área de confort», ese espacio virtual en el que nos sentimos cómodos y seguros, pero a la vez y sin saberlo, atrapados.Mientras tanto, la vida pasa, aunque no tengamos consciencia plena de ello y sigamos repitiendo
día tras día los mismos pasos, gestos, pensamientos, actitudes, reacciones y formas de comportamiento del «personaje».

En realidad no nos adaptamos a los cambios, cedemos para seguir manteniendo nuestra área de confort. Estamos viviendo una crisis mundial y aunque hay sectores que han reaccionado desde la indignación, desde la protesta, en realidad seguimos haciendo lo mismo con menos dinero y con más horas de trabajo. No hay un cambio interno que rompa con lo establecido o con nuestro espacio de «bienestar», cada vez más estrecho y limitado, y aunque nos damos cuenta (una minoría), faltan recursos para salir de esta trampa tediosa. Deberíamos tener también presente las palabras de

Charles Darwin: «No es la especie más fuerte la que sobrevive,ni la más inteligente, sino la que responde, mejor al cambio».

Somos fuertes, somos inteligentes, creemos que el modelo que seguimos es el idóneo, pero como podemos comprobar esta falsa adaptación no es una solución, más bien es una continuidad de nuestra situación de esclavos, de nosotros mismos, de nuestras creencias y de las dependencias que propone el sistema de control (ver la charla sobre la Sagrada Libertad que está disponible en la sección videoteca).

Cambia algo en ti, cambia tus hábitos, cambia tus rutinas, cambia tu actitud, cambia tus formas, sin expectativas pero con consciencia, persevera aunque creas que es inútil o encuentres una justificación para volver a tu modelo anterior. Llegará un momento en el que lo que percibes e interpretas habrá cambiado, entonces estarás en el mundo sin ser del mundo.

06. Obsérvate y Conócete: Es importante la auto-observación, pues nos permite acceder al auto-conocimiento, y la vez, nos ayuda a reconocerque es lo que tenemos que cambiar en nosotros. Esto requiere poner más atención en nosotros, no una atención vanidosa, simplemente de observarnos sin juzgar, ver como funcionamos, como reaccionamos, como mentimos, como justificamos, como queremos tener la razón, como manipulamos. El que ve la imagen que proyectamos
al  exterior no es el ego, es la Conciencia que somos; y el nexo entre la mente y la Conciencia es la Atención, así el observador y lo observado pueden obtener un cambio.

Por tanto, la materia de trabajo sobre uno mismo empieza por la atención y la auto-observación, conduciéndonos a ver que es lo que tenemos que cambiar. En este punto el Eneagrama puede convertirse en una herramienta imprescindible como guía para «cotejar» lo que observamos de nosotros con las tendencias de cada modelo de comportamiento o eneatipo.

07. Eneagrama: Transmitida por Gurdjieff, podríamos decir que es una síntesis de la personalidad humana o de nueve (enea) prototipos (grama) de personajes que son los que se dan más habitualmente.

La antiguedad del Eneagrama se remonta a los tiempos de Sumeria, y en ella podemos encontrar los diferentes modelos de comportamiento, las pasiones principales (pecados -pecati: error; capitales -capita: cabeza) o errores/ defectos de la mente/psicológicos. Esta guía de la «personalidad» nos ayuda a reconocer cómo y cuando reaccionamos, así como la «causa». Por tanto, nos ayuda a ver el «reflejo», la desviación y, aplicando la virtud correspondiente, se puede corregir el «desvío».
Posteriormente, el Eneagrama ha crecido, al adaptarlo a la evolución de la especie, ofreciendo diferentes enfoques que lo han enriquecido, tanto en el plano de la psicología, como del humanismo. Por ejemplo, la aplicación del conocimiento del desarrollo del cerebro (los tres cerebros), nos permite comprender nuestro comportamiento instintivo, emocional y mental
(los tres centros de la máquina biológica -ver artículos de las revistas 7 y 8-), así como los mecanismos de huida, defensa y ataque; nuestras tendencias y comportamientos.

ENEAGRAMA y acecho

Acecho: Una vez desarrollada la atención, empezamos otra parte del Trabajo, la caza despiadada de nuestro «personaje», sin lucha, sin enfrentamiento, solo cambiando aquello que lo reafirma, desmontándolo pieza a pieza, y el Eneagrama nos ayuda a reconocer las piezas que componen al personaje.

No podemos darle ningún respiro al «personaje» porque se cree dueño y señor, cuando en realidad es un sirviente (cochero). En este proceso de cambiar lo que es inconsciente por lo que es consciente (defecto en virtud, plomo en oro),
se inician los procesos de transformación o de Alquimia Interior.

08. El Trabajo del Escultor: Dentro de la pieza de marmol ya está contenida la Obra (el Ser). El escultor lo único que tiene que hacer es quitar lo que sobra, dándole forma a la piedra, permitiendo que lo que está dentro pueda manifestarse.

¿Qué nos sobra? Mente, miedo, importancia personal, creencias, prejuicios, ideales, ideas ajenas,necesidad de reconocimiento, pero sobretodo inconsciencia e hipnosis

.
09. La Máquina Biológica: Este cuerpo que habitamos es en realidad una máquina biológica de transformación. Transforma alimentos en proteinas,hidratos de carbono, grasas, oxígeno, carbonos, hidrógenos… Igualmente, transforma pensamientos, emociones, unos nos vitalizan, otros no.
Esto es posible gracias a que dispone de tres centros de transformación:
– Motor
– Emocional
– Mental

Cada uno de estos centros de transformación, está a su vez relacionado con uno de los tres cerebros, con actitudes y comportamientos específicos, que se exponen en el Eneagrama

imagen4

imagen510. Transformación Interior: Las funciones de transformación se activan mediante determinados estados de conciencia, en el que «darse cuenta» o tomar consciencia de… es fundamental, puesto que los centros no funcionan correctamente debido a nuestra inconsciencia. Volvemos a la propuesta inicial, solo tomando consciencia, adquiriendo mayor grado de atención, podemos acceder a los «mandos» de la máquina biológica de transformación y dejar de ser «esclavos» de nosotros mismos y del sistema. Este manejo interior, requiere previamente desidentificarnos del «personaje» e ir adquiriendo la libertad necesaria para actuar sin estar condicionados o programados, esto es, dejar de vivir como autómatas.

Nos encontraremos obstáculos en el camino del desarrollo interior (miedo,claridad, poder, vejez), antes de poder acceder
a los procesos de transformación interna por voluntad propia.

11. ¿Quién conduce tu carro? En la medida en la que vamos tomando consciencia, nos vamos dando cuenta de que no conducimos nuestra vida, de que repetimos pautas que conforman rutinas, que a su vez reafirman nuestro «personaje», incrementando así la inconsciencia y la hipnosis, manteniéndonos en un estado de involución y de infelicidad.

imagencochero

Hay dos «programas» que están relacionados con el cerebro reptil y con el mamífero; un programa está confeccionado
para mantenernos en la torpeza, la resignación, y es el hacernos creer que cambiando el exterior podemos cambiar nuestra vida; Imposible, puesto que el exterior es un reflejo de nuestro estado interior.

El otro programa (marketing -> consumo) es que nuestra felicidad requiere poseer cosas que nos hacen desear y que nos producen placer, pero si tomamos consciencia de ello, cuando estas «cosas» nos faltan o no cumplen nuestras expectativas, entramos en desánimo, decepción, frustración e infelicidad.

El apego es la causa más importante de sufrimiento. Mientras existan «programas» que nos condicionen, serán ellos los que conduzcan tu vida a favor de tu «personaje » y del sistema, y en detrimento de tu Ser. Esto conlleva un Trabajo orientado a cambiar las rutinas y hábitos, a darle prioridad al hemisferio derecho y a ir reduciendo progresivamente la presión que ejerce el cerebro reptil y el hemisferio izquierdo.

Una característica de la Toma de Conciencia, es que nos hacemos responsables de nuestra vida, de lo que pensamos, sentimos y hacemos, dejando de depositar tiempo y energía en los asuntos del exterior, porque solo restaurándonos
internamente, encontrándonos en nuestro interior, podemos cortar con las influencias externas, los condicionamientos inconscientes y reducir así las dependencias que nos hacen sufrir.

El «carro» (la máquina biológica), está formado por una estructura mental (imagen residual de nuestro yo, con el que nos identificamos), tirado por tres caballos o motores (centro mental, emocional y de la acción), conducidos por el «personaje» (ego), que debe estar bajo las órdenes del Ser (Yo Superior); pero debido a nuestra identificación con el «personaje» (yo inferior), nos olvidamos del Ser y terminamos viviendo la vida del «personaje» en vez de utilizar esta vida, esta oportunidad para experimentar la HUMANIDAD.

El «carro» no lo puede conducir el «personaje», porque lo que éste busca es la satisfacción inmediata, y cuando no se satisface sufrimos. Y quizás lo peor, es llegar a viejos con la intuición de que hemos perdido la vida inútilmente, quizás
esta es la causa de percibir en muchos ancianos el sentimiento de estar amargados, porque su vida concluye y no han alcanzado su meta esencial.

imagen712. Otras herramientas: El Trabajo es difícil pero no imposible. Salir de la caverna es un trabajo arduo, requiere perseverancia, esfuerzo, pero sobre todo atención, pues a mayor consciencia menos deseos, menos apegos, menos creencias, menos prejuicios, menos identificación y por ende, la libertad es cada vez mayor, al igual que los niveles de conciencia.
Puedes ampliar información sobre este tema en la charla sobre Desarrollo Interior que se encuentra en la sección videoteca.

En esta aventura que es llegar a Ser, son necesarias, junto con la Atención y el Eneagrama, otras técnicas y herramientas que nos ayuden a seguir avanzando en la conquista de la máquina biológica, pues solo la maneja el que es digno de ella.

Las Esencias Florales son un elemento imprescindible tanto en los procesos de auto-observación y auto-conocimiento,
como en la transformación de los defectos psicológicos por las virtudes o ideas Santas (A. H. Almaas). Las Esencias nos ayudan a que predominen nuestras virtudes sobre nuestros defectos, colaborando en la transformación de lo impuro en puro, siempre respaldado desde la Atención.

El conocimiento y aplicación de la filosofía Taoísta, así como la práctica de Qi Gong, nos permiten integrar cuerpo, mente y emociones, aproximándonos a través de la consciencia corporal al sentir, así como al progresivo manejo de la máquina biológica partiendo del nivel físico y mental, y accediendo al plano energético (paso Tonal -> Nagual).

Las diferentes técnicas de respiración (Pranayama) y la práctica de la Contemplación, son los elementos que nos ayudan a potenciar nuestro nivel energético y a desidentificarnos del «personaje», tomando mayor consciencia de aquello que habita el cuerpo y que es el que debe coger las riendas del «carruaje» con el que vamos a experimentar la humanidad en este plano dimensional, transcendiendo así los límites de lo humano, permitiendo que lo Espiritual se manifieste aquí y ahora a través nuestro (somos vehículos del Espíritu).

imagen813. Alquimia Interior: Los procesos de Transformación Interna conllevan Trabajos a nivel mental (auto-observación, auto-conocimiento, detectar creencias y programas, reprogramando todo el sistema psíquico -metanoía-), así como desmontar el puzzle de tu «personaje» (Eneagrama de las fijaciones). A nivel psico-emocional hay que detectar y sanar las Heridas del Alma (decepciones, frustraciones, culpas, resentimientos…), lo que conlleva «limpiar» y «cerrar» estas heridas, que en muchas ocasiones y debido al dolor que produjeron en su momento, no las recordamos o las tenemos demasiado presentes en el día a día.

Aquí también entra en juego el Trabajo con el Eneagrama de las pasiones y la Recapitulación.Finalmente está el Trabajo sobre nuestras compulsiones, hábitos,rutinas, deseos y apegos,orientado el centro motor,pero que requiere por igual un centramiento de los centros mental y emocional, porque a fin de cuentas hay que integrar los tres cerebros y los dos hemisferios cerebrales.
Acompañando al Trabajo tendremos en cuenta las 3 formas de nutrición, esto es, lo que comemos, lo que respiramos
y las impresiones, pues sin el «combustible» adecuado no hay la suficiente actividad bioquímica y energética para llevar
a cabo los procesos de transformación y mutación. Con respecto a los procesos de mutación, se requieren Trabajos orientados a la Pineal y al Timo, puesto que son las glándulas maestras implicadas en la conversión del viejo hombre, al Nuevo Hombre, del homo pensante al Ser Humano.

El denominador común en los diferentes tipos deTrabajos es la Atención, puesto que casi todo a ocurrido a nivel inconsciente, y solo a través de la Toma de Conciencia podemos reconfigurarnos, pasando de lo virtual a lo Real, porque esto que estamos viviendo es una realidad incompleta e ineficazmente percibida e interpretada. Esto requiere una metanoía: un cambio de mente (de ordenador) y de creencias o paradigmas (programas).
Entendemos que sin programación no hay condicionamiento, y al estar menos influenciados podemos pasar de la libertad de elección (poco donde elegir y malo) al Libre Albedrío. Sin el cambio de mente siempre seremos esclavos, manteniéndonos en el nivel 1 o 2 de consciencia.

imagen9

Con esto quiero decir que es muy difícil estando dormido o inconsciente, tomar consciencia del sueño o de la pesadilla (depende de cada uno), e igualmente, es difícil elegir que hacer, tanto por la desinformación reinante, como por lo bien que
se está (aunque sea virtual), en el área de confort.
Es difícil salir de la Cueva si nunca has sabido que existen otras opciones, otra forma de vivir. Bien, ya tienes la información
y el «mapa», ahora puedes seguir justificándote y engañándote, permaneciendo dormid@ e inconsciente, o te puedes
poner en marcha y empezar a trabajar(te) Con esto de tanto paro, me pregunto si quizás no sea una metáfora, sobre la falta de trabajo interno que hay actualmente y que se refleja igualmente en el exterior. ¿?

imagen10

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)