bodhidharma7Qi Gong (pronunciado Chi Kung) es una práctica milenaria China, que tiene sus raíces en la filosofía Taoísta y en el Budismo. Su principal orientación es mantener la salud e incrementar la longevidad. A través de su práctica se van integrando lo físico, lo energético y lo espiritual, haciéndonos más conscientes y mejores personas. Su influencia en la salud está muy valorada en la Medicina Tradicional China (acupuntura, shiatsu, tuina) y en Bio_Energética.

            Qi Gong es un término moderno que hace referencia al trabajo exterior y preparatorio para la transformación interna, considerándose la forma externa del Yoga Taoísta, que se basa en diferentes formas de tipo psicocorporal, permitiéndonos tomar consciencia del cuerpo y la mente, sensibilizándonos con la energía. Mediante la práctica consciente de ejercicios tanto dinámicos, como estáticos, estiramos los conductos (meridianos o nadis) de energía (qi, chi, prana, orgón), poniéndola en movimiento y aprendemos a dirigirla con la intención (gong) hacia los órganos que requieren más aporte energético. Su práctica nos ayuda a mantenernos sanos y en armonía con nosotros y con el entorno.

            Las propiedades del Qi Gong están demostradas tanto por el estudio empírico taoísta, respaldado por miles de años de práctica, como por abundantes investigaciones científicas realizadas en laboratorios, hospitales y facultades de China, Japón y E.E.U.U.

            Para poder obtener los beneficios de este antiguo arte es necesaria su práctica continuada y consciente, pudiéndose percibir estos en una mayor capacidad de respuesta y adaptación inmunológica (defensas), más facilidad para relajarnos y reducir tensiones, mejora de las digestiones y del metabolismo, reducción de las molestias circulatorias y aumento de la capacidad pulmonar. De esta manera se incrementa nuestra energía vital (qi) y se obtiene más armonía interna (shen). Debido a los beneficios que obtiene nuestro cuerpo a nivel de relajación, es una técnica muy indicada en personas que padecen estrés, tensión y dolor múscular, así como cansancio, desmotivación, ansiedad, tristeza, etc. La pueden practicar todo tipo de personas, estando indicada para prevenir el deterioro físico y mental, ya que su práctica ayuda a recuperar agilidad, optimizando la funcionalidad de las articulaciones.

            Los diferentes ejercicios de Qi Gong son sencillos de realizar; parten de una respiración profunda, suave y rítmica, que acompaña a los movimientos, lentos, pausados y armoniosos. Este tipo de práctica consciente nos permite tomar un contacto más íntimo con nuestro cuerpo, ayudándonos a obtener a través de esta experiencia psicocorporal un mayor conocimiento de nostros mismos y de nuestro potencial adormecido. Gracias al trabajo de reconciliación entre el cuerpo y la mente, podemos transformar también nuestro psiquismo, adquiriendo mayor seguridad y confianza.

            A través de la práctica de Qi Gong abandonamos la mente para encontrar al Ser que habita este cuerpo. Experiméntate a través de la práctica de Qi Gong.

¡Despierta!

Ayuda a tus contactos a tomar conciencia. :)